¿Han desapecido los contagios de piojos con la pandemia?

Los piojos, esos parásitos que viven en las cabezas de los niños y que, pese a no constituir ninguna enfermedad grave, son molestos y provocan picor, está en proceso de desaparición en los colegios.

Es uno de los pocos efectos positivos del coronavirus. Han disminuido y en algunos casos casi desaparecido esos incómodos visitantes que poblaban las cabezas de los más pequeños y que incluso provocaban que algunos colegios pidieran a los padres que no llevaran a sus hijos a clase si les descubrían liendres en la cabeza.

Aunque, como no es una enfermedad de obligada declaración la sanidad pública no tiene datos, los farmacéuticos sevillanos confirman la importante caída de las ventas de productos antipiojos.

Compruebe también

Hombre hizo millonario a su amigo que se operó del corazón en EEUU

Un hombre que fue sometido a una cirugía de corazón abierto a principios de noviembre …