Despenalización del aborto desata polémica en República Dominicana

Foto del jueves de una activista por los derechos del aborto en un campamento frente al Congreso en Santo Domingo. Mar 18, 2021. REUTERS/Ricardo Rojas

SANTO DOMINGO, 19 mar (Reuters) – Un proyecto de ley para despenalizar parcialmente el aborto en República Dominicana ha desatado una polémica entre activistas de derechos humanos que exigen la legalización de la interrupción del embarazo bajo ciertas circunstancias y grupos religiosos que demandan mantener la prohibición absoluta.

«Somos nosotras las mujeres que morimos, somos nosotras las mujeres las que estamos en peligro», lamentó la dirigente feminista Margarita Mercedes, cuya organización estableció un campamento frente al Palacio Nacional.

Las activistas demandan que el Congreso incluya en la esperada reforma al Código Penal la despenalización del aborto cuando esté en peligro la vida de la mujer, el feto tenga malformaciones incompatibles con la vida o el embarazo sea fruto de una violación o incesto.

El Código Penal, que no ha sido modificado desde el Siglo XIX, prohíbe de forma absoluta el aborto y penaliza con cárcel a quienes lo practiquen y al personal médico u otras personas que participen en la interrupción del embarazo.

Debido a la polémica sobre el aborto, el proyecto para reformar el Código Penal ha estado estancado en el Congreso (bicameral) desde finales de la década de 1990.

El grupo del que forma parte Mercedes y otras organizaciones establecieron su campamento en las afueras de la sede del Poder Ejecutivo el 11 de marzo, luego de que la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados propuso que la reforma al Código Penal elimine las sanciones sólo cuando una junta médica confirme que la vida de la mujer esté en peligro.

Con dicha decisión, la comisión rechazó la propuesta de un equipo de asesores del poder Ejecutivo que había sugerido incluir las tres causales para permitir el aborto.

La propuesta de la comisión, que aún no está en agenda para ser debatida por la Cámara Baja, también desató el rechazo de grupos religiosos que se oponen a la despenalización.

«Las tres causales son asesinatos; si aprueban una, cualquiera que sea, es un asesinato, nosotros mantenemos la defensa de la vida como sea», comentó el jueves el arzobispo de Santo Domingo, Francisco Ozoria.

El prelado y la iglesia Católica convocaron a conmemorar el 25 de marzo el «Día del niño por nacer» y una marcha por la calles de Santo Domingo dos días después para exigir la prohibición absoluta del aborto.

Según estadísticas de los grupos feministas, cerca del 13 por ciento de las muertes maternas en el país se deben a abortos realizados de manera clandestina.

Notiespartano/Reuters

Compruebe también

Unicef: casi 86 millones de menores de Latinoamérica aún no van a la escuela

Unicef dice que alrededor de 86 millones de niños, niñas y adolescentes siguen fuera de las aulas en América Latina debido al covid-19