Por qué deberías tener relaciones sexuales por la mañana en vez de por la noche

Si eres de los seres humanos que comparte la cama con alguien, esto te va a interesar. (Al resto también, pero lo cierto es que lo hacemos cuando podemos, y no estamos para ver qué hora es la mejor). Así, si tienes pareja y hacen el amor regularmente, es mucho mejor que centren el sexo por la mañana, en vez de por la noche, como suele hacer la mayoría.

Con las vidas tan agitadas que tienen, es difícil encontrarse con la pareja en casa. Se ven al despertar y por la tarde-noche, cuando ya han finalizado la jornada laboral. Así que, si quieren hacerlo entre diario tienen dos opciones: o a primera hora del día o a última. Bien, pues puestos a elegir, es mejor la segunda opción.

Ojo, no lo decimos nosotros. Sino la terapeuta sexual de Nueva York, Megan Fleming. La experta, además, pasa por alto que las mujeres no son muy ‘mañaneras’, pues el organismo femenino aún se encuentra adormecido a primera hora, ya que el nivel de melatonina, la hormona del sueño, es más alta por la mañana que la de los varones, quienes al despertar tienen las hormonas sexuales disparadas. Por ello, para ellos la franja que va de las 6 a las 9 de la mañana es la mejor para dar rienda suelta a su pasión.

No obstante, y a pesar de esto, Fleming revela en ‘Health’ que tener relaciones sexuales por la mañana es mucho mejor tanto para ellos como para ellas. Recogemos sus principales razones:

1) Comenzarás el día con buen pie

Dicen que el sexo es el desayuno de los campeones, y esta experta está de acuerdo. Tener un orgasmo nada más despertarte liberará neurotransmisores y productos químicos, como la oxitocina, que te harán sentirte bien, a pesar de que te espere una ardua jornada por delante.

«Y aunque estas hormonas de la felicidad son siempre son bienvenidas, tener un chute de ellas a primera hora de la mañana es tremendamente beneficioso, ya que te pondrá de buen humor para el resto del día», cuenta Fleming. Vamos, maravilloso.

2) Estás descansado

Esto es muy típico: llevas todo el día como un pringado de arriba para abajo y cuando llegas a casa lo único que quieres es meterte a la cama, distraerte con algo y arroparte. Tu pareja quiere sexo y solo de pensar en quitarte los calcetines entras en estado de drama.

Por la mañana, en cambio, estás mucho más descansado, tanto mental como físicamente. «La excitación suele surgir cuando uno está relajado y su mente está despejada», detalla. Además, a estas horas ya estáis en el mismo espacio-tiempo, cómodos, calentitos y de buen humor. «Aprovecha este momento», sugiere Fleming. 

Y ni siquiera han desayunado

3) El cerebro está en pausa

Cuando nos despertamos, pasamos por un periodo de quién-soy-yo-y-qué-hago-en-este-mundo, que suele durar unos minutos, y este es justo el momento perfecto para hacer el amor. «Este período intermedio es un momento ideal para hacerlo. Para muchos de nosotros, cuando estamos en ese tipo de estado de sueño-vigilia, nuestros cerebros aún no están a tope», añade.

Es decir, al estar medio dormidos, no tenemos ni la capacidad ni las ganas de pensar en la aburrida reunión que tenemos ese día o las miles de cosas que hemos de hacer. El cerebro está ‘en pausa’, y este es el estado ideal para practicar sexo con tu amorcín.

Ni se ha puesto las gafas

4) Sales de la rutina

Otro incentivo para tener sexo por las mañanas reside en poder salir de la rutina. Como hemos dicho, la mayoría de las parejas centra su actividad sexual por las noches, y hacerlo nada más despertar supondría todo un chute de pasión para ambos.

«Para algunas personas, el sexo matutino podría ser una buena oportunidad para romper la rutina. Cada vez que podamos agregar algo nuevo o cambiar las cosas para no hacer siempre lo mismo hay que aprovecharlo», detalla.

A estos les da igual la mañana que la tarde o la noche

Pues esto es todo. ¿Vas a empezar a practicar sexo por las mañanas?

Notiespartano

Compruebe también

El arte de mantener la química sexual viva

Cuando inicias una relación, generalmente los primeros actos sexuales son fantásticos; hay mucho deseo, excitación y …