Abuso económico en la pareja ¿en qué consiste?

El abuso económico en la pareja constituye una forma de violencia muy común. Se da cuando un miembro de la relación controla el salario del otro, sus cuentas y tarjeta de crédito. Consiste también en administrar por la otra persona cualquier gasto, coartando decisiones y autonomía, ejerciendo así un control coercitivo absoluto hasta el punto de limitarle incluso la alimentación.

Como siempre se incide en este tema, el maltrato cotidiano va mucho más allá de la violencia física, hasta el punto de erigir situaciones completamente invisibles socialmente. Sin embargo, eso sí, devastadoras en el ámbito de la intimidad en el hogar. Son muchas las víctimas que se quedan completamente aisladas, supeditadas por completo a las decisiones de la pareja y sin ser capaces, a menudo, de dar el paso para solicitar ayuda.

Miedo, vergüenza, sentimientos de anulación… Este tipo de violencia se presenta de manera sutil y encubierta, tanto que podemos encontrarnos muy a menudo con mujeres que asumen aún la clásica idea de que es obligación del hombre proveer y de ellas depender. Es más, en ocasiones, hasta se asume que si ellas desempeñan alguna actividad laboral, su salario es para complementar al de la pareja.

Son realidades de elevada dureza y complejidad en las que vale la pena profundizar.

hucha rosa con dinero para representar el abuso económico en la pareja

¿Qué es el abuso económico en la pareja y cómo se manifiesta?

El abuso económico en la pareja es un tipo de comportamiento amenazante y degradante basado en impedir que la otra persona tengo control de su salario y cuentas. Asimismo, hay otro aspecto evidente y es que esta forma de violencia no aparece sola. Al control del dinero se le añaden otras dinámicas, como el maltrato psicológico y físico.

Lo que se busca con este tipo de dinámica es limitar a la pareja el acceso a los recursos económicos y con ello reforzar su papel de víctima al no poder mantenerse a sí misma y depender financieramente del maltratador.

Por otro lado, estudios como el realizado en la Universidad de Nueva Jersey en Estados Unidos, nos señalan algo importante. El abuso económico también tiene impacto en los hijos, porque muchas veces ese control económico limita su acceso a una correcta alimentación, compra de ropa, educación, etc. Conozcamos más datos para comprender la complejidad de este tipo de violencia de género.

Formas en que aparece el abuso económico en la pareja

Este tipo de control coercitivo en el aspecto económico se manifiesta de muchas maneras. Gran parte de estas situaciones se inician con el consentimiento tácito de la otra persona, hasta que llega un momento en el que la víctima es consciente del alcance de esa supeditación absoluta al otro.

Estas son las maneras en que suele manifestarse:

  • Evitar que la pareja pueda continuar con su vida laboral o bien que busque empleo.
  • Impedir que la otra persona mejore su carrera, que estudie, que se siga formando.
  • Monitorizar y controlar al milímetro en qué gasta el dinero la pareja.
  • Obligar al otro a crear una cuenta conjunta de manera que todo ingreso esté en un mismo sitio y poder controlarlo y administrarlo.
  • Gastar el dinero de la víctima y crear importantes deudas.
  • Explotar todo aquello que sea propiedad de la otra persona (inmuebles, tierras…).
  • Restringir el dinero que se puede gastar para la alimentación de la pareja o de los hijos.

¿De qué manera se logra ese control sobre la víctima?

Sabemos ya en qué consiste el abuso económico en la pareja. Sin embargo, es muy probable que muchos se pregunten por el “cómo”. ¿Mediante qué mecanismos se consigue que una persona quede completamente supeditada al otro en el aspecto monetario? Estas serían algunas dinámicas de este tipo de violencia:

  • Uso de la manipulación psicológica, el chantaje, la amenaza y por supuesto la agresión física en muchos casos.
  • Aislamiento progresivo de la víctima, se la separa de los amigos, familiares…
  • Asimismo, se ejerce control del uso del teléfono móvil, se vigila cualquier salida de casa, si se va a comprar la pareja la acompaña para supervisar lo que se compra.
  • Aparecen las amenazas con echar a la víctima de casa, con dejar a los hijos desamparados y sin poder alimentarse.
Mujer con ansiedad por abuso económico en la pareja

El dinero como instrumento de violencia en la relación y la necesidad de pedir ayuda

En Reino Unido se creó hace unos años una organización benéfica llamada Sobreviviendo al Abuso Económico (SEA). La necesidad de crear este tipo de organismos es múltiple. Por un lado, algo que se ve en gran parte de las veces, es que las víctimas acaban haciéndose cargo de las deudas que generan las parejas en sus tarjetas de crédito. 

Por otro lado, cuando la persona deja la relación se ve en situaciones de completo abandono, sin recursos, sin hogar y con hijos al cargo. Asimismo, el peso de las deudas les impide poder reconstruir sus vidas. A esto hay que añadir el daño psicológico y el trauma por todo lo vivido en la propia relación.

No podemos olvidar que, al abuso económico en la pareja, se le añade el maltrato emocional, verbal, sexual, física, etc. Son situaciones de elevado desgaste e impacto social en el que las víctimas necesitan asesoramiento en materia financiera, apoyo social y psicológico.

Este tipo de violencia aparece mayoritariamente en la mujer, de ahí la necesidad de establecer adecuados mecanismos de atención y ser esa primera red de apoyo desde la que volver a empezar. No dudemos en buscar ayuda si nos vemos en esta misma situación a los organismos de nuestra ciudad o localidad. Asimismo, seamos sensibles y atentos. Es posible que alguna amiga, compañera de trabajo o familiar esté pasando ahora mismo por esta situación.

Notiespartano

Compruebe también

Diferencias en el deseo sexual de la pareja

Las diferencias en el deseo sexual son normales en la pareja, pues cada uno tiene …