FC Oporto elimina de la Champions, en tiempo extra, a la Juventus de Cristiano

La Champions se ha convertido en un suplicio para la Juventus. Las decepciones se le acumulan a los ‘bianconeri’ en unos octavos que se han convertido en su techo las últimas dos temporadas. Desde que está Cristiano Ronaldo, los verdugos han sido inesperados y tempranos. Todos doblegándoles en Turín en la vuelta. El Ajax, en los cuartos de la 2018-19, les mandó a casa. El Lyon el curso pasado les dejó K.O. en octavos y el Oporto esta temporada. Cayeron en la ida y no remontaron en la vuelta. Problemas para un Pirlo que tiene la Serie A imposible.

Oporto: Las dos caras de la moneda

El Oporto, tan irregular en la liga portuguesa, se transformó en la Champions logrando una histórica clasificación. El gen competitivo de Sergio Conceiçao luce en Europa. Han dado la campanada.

Los dragones convirtieron el 2-1 de la ida en un tesoro. Los bianconeri se vieron sorprendidos por el fulgurante arranque del conjunto portugués. Taremi se topó con el larguero antes de sacarle un penalti a Demiral. Un error del central turco que no desperdició Sérgio Oliveira. La Juve estaba contra las cuerdas. La colina que tenía que escalar para pasar a cuartos se había transformado en montaña.

 

La Vecchia Signora necesitaba un faro y la luz la puso Federico Chiesa, quien vistió de goleador en Turín. Todo el peligro llegó de sus botas. Se pegó a la banda izquierda y rompió al Oporto. Anotó el empate colocando en la escuadra el balón servido por Cristiano Ronaldo.

Un partido de 11 vs 10

El gol envalentonó a la Juve… y los dragones perdieron un guerrero: Taremi. Quien vio dos amarillas en dos minutos, la segunda tan rigurosa como evitable. El Oporto se quedaba con 10. Y en ese ecosistema, la cabeza de Chiesa encontró su doblete. Cuadrado le puso un regalito que abrió y convirtió en el 2-1. Rozó el hat-trick… pero entre Pepe y el palo lo evitaron. El Oporto estaba contra las cuerdas… pero se hizo fuerte. Con un jugador menos, resistieron.

El VAR anuló a Morata un tanto por fuera de juego. La prórroga era inevitable. Y en un tiempo extra en el que las piernas del Oporto podían flaquear se endurecieron. A la Juve se le fue la fuerza y los dragones volaron. La Juve no podía y el equipo de Conceiçao encontró oro. Una falta lejana la pegó con fuerza Sérgio Oliveira abriéndose la barrera bianconera y colándose entre las piernas de CR7. Szczesny se la comió. Doblete del medio que metía en cuartos al Oporto. Cristiano no se lo podía creer.

Rabiot, acto seguido, puso un 3-2 que llevó el final al alambre. Marchesín preservó con sus paradones la gesta, pues los dragones vuelan alto, pero La Juve y Ronaldo vuelven a caer a los infiernos.

Notiespartano/Marca

 

 

 

Compruebe también

Nadal presenta la serie documental sobre su academia

El tenista español Rafa Nadal, ganador de veinte títulos Grand Slam igual que el suizo …