Billete de Mayor Denominación en Venezuela equivale a 50 centavos de dólar

La hiperinflación se ha tragado a la divisa local y el país vuelve a estar a las puertas de una reconversión monetaria.

La desconcertante economía venezolana sigue dando traspiés en medio de la dolarización informal y la escasez de efectivo. El Gobierno de Nicolás Maduro anunció el viernes 05 de marzo una ampliación del cono monetario y la incorporación de tres nuevos billetes de 200.000, 500.000 y 1 millón de bolívares. Por primera vez en Venezuela habrá denominaciones tan altas. El Banco Central de Venezuela fue el encargado de que publicar, en un tuit, la imagen de los tres nuevos billetes, que tienen el mismo diseño y que son diferenciados únicamente por el color y la denominación.

Última Reconversión Monetaria

En agosto de 2018, fue realizada la última reconversión monetaria en Venezuela y se eliminaron cinco ceros al bolívar. Para ese entonces el billete de mayor denominación era el de 500 bolívares soberanos, que equivalía aproximadamente a unos nueve dólares. Ahora, el billete de mayor denominación (de un millón de bolívares) representa apenas 50 centavos de dólar estadounidense.

La hiperinflación que ha incendiado la economía venezolana desde 2017 hace que esos tres billetes juntos no compren un kilo de harina de maíz, ni siquiera compran un dólar. Sin embargo, esta desesperada medida busca además de postergar una nueva reconversión (que implique una nueva devaluación), resolver la falta de billetes de bolívares necesarios para transacciones básicas como viajar en transporte público. 

Panorama Actual

Las finanzas cotidianas de los venezolanos, a casi dos años de la última reconversión, vuelven a complicarse por los montos imposibles de leer. Las máquinas registradoras de los comercios no tienen capacidad para procesar tantos ceros y se ha hecho común pagar un mercado de pocos productos que pueden salir en más de 100 millones de bolívares, en varias operaciones.

Los bancos entregan un máximo de 400 mil bolívares diarios en taquilla y los cajeros electrónicos, en su mayoría, están fuera de servicio en el país, pero los que funcionan entregan mucho menos billetes. Por ende, obtener el dinero en efectivo necesario pagar el traslado en autobús de la casa al trabajo supone ir al banco dos días.

A medida que el dólar gana terreno en una dolarización informal, la presión por la escasez de efectivo disminuye, pero a su vez incrementan los problemas en las transacciones diarias, como la falta de efectivo divisas para dar vuelto.

El fenómeno de la escasez de bolívares en físico no se detiene, aunque el Gobierno de Maduro haya inyectado una gran cantidad de dinero sin respaldo a la economía nacional. Pues aunque se intenta cubrir el gasto público y el pago de bonos a los trabajadores y pensionistas, no se logra compensar con éxito el salario mínimo de un dólar mensual.

Es el resultado de una economía totalmente postrada que se ha reducido dos tercios en siete años, que ha visto minados sus ingresos por la caída de la producción petrolera y ha sido afectada por las sanciones internacionales que dificultan la comercialización del escaso crudo que produce el país.

De cada 100 bolívares que circulan en el sistema financiero venezolano, solo 1,9 está en efectivo y el resto se encuentra de forma electrónica en depósitos y transferencias, según el análisis de la firma Econométrica.

La ampliación del cono monetario es cuanto menos un paso atrás en la senda que venía trazando Maduro, el cual también anunció la incorporación de puntos de pago electrónico en el transporte, prácticamente el único servicio que se paga con billetes; así como el alza de las tarifas de los servicios congeladas durante años de controles.

Notiespartano/ElPaís

 

 

 

Compruebe también

Un dólar equivale a un solo producto de la cesta básica alimenticia

El nuevo incremento del dólar paralelo golpea nuevamente a los venezolanos. Ayer en la tarde …