Crisis sanitaria desata protestas y represión en Paraguay

FOTO DE ARCHIVO: El ministro de Salud Pública de Paraguay, Julio Mazzoleni, habla durante una conferencia de prensa en la que anunció que Paraguay el primer caso de COVID-19 en el país, en Asunción, Paraguay, el 7 de marzo de 2020. REUTERS/Jorge Adorno/Foto de Archivo

ASUNCIÓN, 5 mar (Reuters) – La policía reprimió el viernes a manifestantes que protestaban en la capital paraguaya por la crisis en los hospitales, en medio de un aumento récord de casos de COVID-19 que dejó el sistema sanitario al borde del colapso y forzó la renuncia del ministro de Salud.

Los agentes dispararon balas de goma y utilizaron gases contra personas que protestaban en los alrededores de la sede del Congreso, mientras intentaban dispersarlos con carros lanza-agua. Los manifestantes derribaron barreras de seguridad y arrojaron piedras a los policías.

La concentración, que convirtió el centro histórico de Asunción en un campo de batalla, fue convocada en medio de una creciente indignación por la falta de medicamentos en los hospitales, el manejo de la pandemia y la lenta implementación de los programas de vacunación.

No hubo un reporte inmediato de heridos.

«Es una pena que los jóvenes se hayan excedido (…) creo que ahora se calmaron un poco los ánimos. Era gente que solo tenía intención de destruir», dijo el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, al canal de televisión Telefuturo. «No tiene sentido esta violencia».

Horas antes de la revuelta, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni presentó su renuncia, un día después de haber perdido el apoyo del Senado, en medio de un clima encendido por otras protestas de profesionales de la salud y familiares de personas hospitalizadas con COVID-19.

«Hemos acordado juntos que yo deje el cargo del Ministerio de Salud Pública a los efectos que se pueda generar esa paz que necesitamos para poder enfrentar este desafío», dijo Mazzoleni más temprano el viernes en declaraciones a la TV estatal.

El presidente, Mario Abdo, designó como ministro interino al médico Julio Borba, quien lideraba uno de los viceministerios de la cartera sanitaria. «Mi prioridad hoy es tener medicamentos e insumos en tiempo y forma», dijo a periodistas el funcionario. «Estamos viendo todas las opciones válidas».

Paraguay transita por lo que Mazzoleni describió como «la peor parte de la pandemia», con récord diarios de casos que han presionado su frágil sistema de salud. El Ministerio registró hasta el jueves 164.310 casos y 3.256 muertes asociadas al coronavirus.

Notiespartano/Reuters

Compruebe también

En enfrentamientos mueren 10 disidentes de las FARC en Colombia

En enfrentamientos murieron 10 disidentes de las FARC con el Ejército colombiano en una zona rural del convulso departamento del Cauca