Lacalle defiende su gestión ante el parlamento uruguayo

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, habló este martes ante la Asamblea General del Parlamento en un discurso de 55 minutos en el que defendió su gestión y aseguró que «ya no hay excusas» para hacerse cargo del país tras un año de mandato.

El combate a la pandemia, la llegada de las vacunas, la crisis social y económica y los desafíos internacionales fueron parte de la oratoria del mandatario, en la que buscó sacar pecho por su Gobierno en un momento en el que, según las últimas encuestas, goza de buena popularidad.

Si bien durante las horas previas se especulaba con que Lacalle Pou iba a dedicar parte del discurso a atacar a los Gobiernos del Frente Amplio (FA, izquierda) de 2005 a 2020 y la «herencia» dejada, el mandatario comenzó diciendo que «no es momento» de hacerlo.

«Ya todos sabemos cuál era la situación del país antes del 1 de marzo de 2020. Ya no hay más tiempo para excusas, aunque puedan ser válidas», subrayó.

Esta rendición de cuentas anual por parte de un mandatario hacia el Parlamento -no obligatoria- era una tradición que llevaba a cabo su padre, Luis Alberto Lacalle Herrera, cuando fue presidente entre 1990 y 1995.

Entre los presentes, además del equipo de Gobierno y los legisladores, se encontraba el expresidente Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), que renunció a su banca en el Senado en octubre de 2020 el mismo día que el también exmandatario José Mujica (2010-2015).

PANDEMIA Y OPTIMISMO PARA EL FUTURO

El mandatario repasó la lucha contra la covid-19 y enfatizó que, pese al nerviosismo, la tensión y la preocupación de la población y del Poder Ejecutivo, siempre actuaron con las «convicciones para la protección y cuidados» de los uruguayos.

Dentro de todas las medidas, puso el foco en que Uruguay fue de los pocos países que apostó por «la libertad responsable» y rehusó en todo momento dictaminar confinamiento obligatorio.

Aunque no lo mencionó, Lacalle Pou no desaprovechó la oportunidad para criticar al FA porque, cuando comenzó la emergencia sanitaria el 13 de marzo de 2020, la coalición de izquierda pedía medidas más restrictivas sobre la movilidad.

«Siento un profundo orgullo por la conducta y responsabilidad de la gran mayoría de los uruguayos», apuntó.

También valoró el aporte del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH), consejero para las decisiones que toma el Ejecutivo referidas a la pandemia y subrayó que «todo Uruguay le debe un enorme agradecimiento» por su «enorme compromiso».

El apoyo en el discurso al GACH se da en un momento particular, debido a que está en plena discusión la situación de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y una serie de recortes presupuestarios a la ciencia, algo que fue incluso criticado por Rafael Radi, coordinador del Grupo y presidente de la Academia Nacional de Ciencia.

Junto a las medidas de apoyo económico para los sectores más vulnerables, el retorno parcial a clases presenciales durante 2020 y la colaboración para que miles de uruguayos varados en el exterior volvieran, consideró que ve con buenos ojos el año que se viene.

«Aunque subsiste la pandemia y la emergencia sanitaria, vemos con real optimismo el 2021, hemos empezado la campaña de vacunación y estamos convencidos que se va a desarrollar de manera rápida y efectiva», resaltó.

LA AGENDA PESE A LA PANDEMIA

La oratoria también puso énfasis en que el Gobierno también pudo llevar adelante los compromisos de campaña, fundamentalmente la aprobación de la Ley de Urgente Consideración (LUC), un paquete de más de 400 artículos que fue su buque de campaña.

Esta ley fue parte del Compromiso por el País firmado por los cinco partidos políticos de la coalición de Gobierno: el partido Nacional (PN, centroderecha), el Partido Colorado (PC, centroderecha), Cabildo Abierto (CA, derecha), el Partido Independiente (PI, centroizquierda) y el Partido de la Gente (PG, derecha).

La LUC ha sido polémica en Uruguay, fundamentalmente porque abarca cuestiones referidas a temas como la seguridad, la vivienda, la economía, la salud y el empleo. De hecho, el FA y organizaciones sociales están reuniendo firmas para convocar un referéndum sobre ella.

Sin duda, un guiño a sus socios de Gobierno fue la parte final del discurso, en la que mencionó que en los últimos tiempos recibió «planteos de los miembros de la coalición que son interesantes y hacen al sentido común» que, agregó, «se alinean con la gestión de la pandemia».

También exhibió talante dialogante al comentar que «desde el Frente Amplio» le habían llegado propuestas que «van en ese mismo sentido».

MERCOSUR FLEXIBLE Y CON MÁS INFRAESTRUCTURA

El presidente no evitó la cuestión regional y habló de la discusión más importante que lleva hasta el momento el Mercado Común del Sur (Mercosur) en su trigésimo aniversario: la flexibilización.

Dijo que aún queda «mucho por hacer» pero rescató que durante las reuniones bilaterales mantenidas con el presidente de Argentina, Alberto Fernández; el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Paraguay, Mario Abdo Benítez, dejó en claro el interés uruguayo de flexibilizar el bloque regional.

También habló de que el bloque tiene la «oportunidad de avanzar» en la «infraestructura física», tras los contactos mantenidos entre los mandatarios del bloque.

Entre las obras que citó se encuentran la hidrovía del Río de la Plata y el puente entre Bella Unión (noroeste de Uruguay) y Monte Caseros (noreste de Argentina), al tiempo que insistió en algo mencionado durante su reunión con Abdo Benítez: «la salida de productos paraguayos al mundo» a través de Uruguay.

Notiespartano/800Noticias

Compruebe también

Sindicato de GM en México perdía en cuestionada votación de contrato colectivo: informe

Por Daina Beth Solomon CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – Los trabajadores de General Motors en …