La atracción sexual entra por el olfato

Los efectos del olor en la atracción sexual reside en un segmento de ADN llamado “Complejo Mayor Histicompatible” (MHC), capaz de reconocer un gran número de sustancias extrañas que penetran en el cuerpo. Las mujeres tienen un olfato extremadamente fino para distinguir las diferencias genéticas más sutiles en los hombres.

No por nada, el olfato es el sentido más fuerte al nacer y tiene una memoria excepcional superior al tacto, al oído, al gusto y a la visión. De hecho, hay quienes con un olor recuerdan un paraje casi olvidado de su vida.

En pocas palabras, al alborotar el olfato de tu pareja, activas las mismas urgencias eléctricas que siente cuando te diriges a sus genitales.

¿Cómo emplear entonces este conocimiento? Muy sencillo. Las mujeres se sienten seducidas por las cadencias aromáticas de la lavanda, el limón y especias de ciertos perfumes masculinos, que despiertan en ellas las imágenes preconcebidas de la masculinidad. De la misma manera, el público masculino se inclina hacia fragancias con dejos de vainilla, flores y maderas exóticas, que por un lado lo devuelven a la infancia y por el otro, perpetúan la idea de la feminidad transmitida de generación en generación.

Es importante tener presente que los aromas no deben arropar los olores que nos distinguen de otros individuo, todo dependerá del aseo personal o de lo sensible que sea nuestra pareja a ciertos humores. Lo importante en todo caso es realzar el olor personal con algo de perfume.

Así pues, si creías que en el sexo todo estaba dicho, tal vez el sentido del olfato puede darte más de una sorpresa y ayudarte a conocer sensaciones que ni te imaginabas que existían.

Notiespartano

Compruebe también

Amigovios: Amigos con derecho a qué?

La forma en la que se vinculan las personas afectivamente ha evolucionado a través del …