Islas Galápagos, el encanto más allá de las costas del Ecuador

Suramérica es una de las regiones más privilegiadas a la hora de ser escogida como destino turístico, la calidez de su clima y los innumerables escenarios naturales que se escapan de vista, son dos de los principales aspectos tomados en cuenta por quienes deciden escoger como opción alguno de los países que allí se encuentran. 

Atrapados por el contacto directo con la naturaleza quienes visitan Ecuador y al mismo tiempo son amante de la playa, tienen la opción perfecta para explorar las maravillas que guarda el Océano Pacífico. A tan solo unas 600 millas de la costa de esta nación se encuentra una reliquia prehistórica, cuyas profundidades dieron, en 1835, elementos de sobra al naturalista Charles Darwin para introducir al mundo su teoría de la evolución en 1859, se trata de las Islas Galápagos (también conocido como Archipiélago de Colón) el primer Parque Nacional de Ecuador y decretadas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1978.

La fama de este destino paradisíaco también conocido como “Las Islas Encantadas” se ha mantenido creciente a lo largo del tiempo gracias a la riqueza de su flora, fauna y alucinantes playas de azules incomparables. Se estima que al año unas 200 mil personas visitan las Galápagos.

Escoge la mejor manera de conocer las Galápagos 

Al decidir escoger este lugar como destino de viaje debes tener en cuenta que es una experiencia costosa (recuerda que la moneda de curso oficial en Ecuador es el dólar estadounidense), ya que la mayoría de sus islas están deshabitadas. existen solo dos manera de vivir una travesía por las Galápagos, vía terrestre hospedándose en hoteles ubicados en zonas habitadas como San Cristóbal, Santa Cruz, Isabela y Floreana y trasladándose a diario en botes a cada una de las islas, o vía marítima a bordo de una embarcación que le sirva de transporte y alojamiento a la vez. En el plan que escoja radicará significativamente la diferencia de gastos, si su presupuesto es limitado lo más recomendable es estar en tierra.

Asociado a los costos la disponibilidad de tiempo es otro de los factores que debe considerar. Al optar por el hospedaje terrestre su visita se limitará a las cinco islas más cercanas a las que se puede llegar en un día, a diferencia de la travesía en barco que sí le brindará la posibilidad de llegar a las más lejanas, ya que requieren de un itinerario de navegación que se hace mayoritariamente de noche, lo que significa que usted dormirá plácidamente y al día siguiente amanecerá en un nuevo destino del que podrá disfrutar todo un día.

Si su problema no es un bajo presupuesto entonces usted puede optar por reservar un crucero, que de seguro le garantizará la posibilidad de explorar la mayor cantidad de zonas como sea posible de este paradisíaco parque nacional. En el caso de aquellos turistas apasionados por los deportes acuáticos se encuentran las embarcaciones Humboldt Explorer, Nortada, Galápagos Sky, Galápagos Aggressor III y Galápagos Master, cuatro opciones ideadas exclusivamente para buceadores profesionales interesados en explorar lo más profundo de estos mares en los que se hayan especies de particular avistamiento de especies como mantarrayas, tiburones ballena, peces luna y tiburones martillo.

Opciones de hospedaje en tierra o mar 

Al planificar conocer las Galápagos usted podrá escoger entre una variedad de alojamiento en tierra o mar, algunos más costosos que otros. En el caso del hospedaje terrestre en la isla de San Cristóbal se encuentra el Golden Bay Hotel & Spa, uno de los más frecuentados por estar ubicado justo en el puerto de la zona, lo mismo sucede en la isla de Santa Cruz con el Angermeyer Waterfront Inn, localizado en Puerto Ayora (también conocido como Academy). En esta última el Pikaia Lodge y el Finch Bay Eco Hotel son otras de las opciones más empleadas por disponer de su propio bote para uso exclusivo de los huéspedes.

Si por el contrario su opción es el hospedaje marítimo considere que el itinerario que ofrecen las embarcaciones es de cinco a ocho días, y que las rutas establecidas para los diversos recorridos están asignadas por los funcionarios del Parque Nacional Galápagos, con el objetivo de minimizar las alteraciones ambientales en la zona, eso si, todos los itenerarios le darán la garantía de conocer la diversidad de flora y fauna existente en el lugar.

¿Cómo llegar a las Galápagos?

La única manera de acceder a las Islas Galápagos es a través de Ecuador, razón por la que es necesario hacer una parada obligatoria en las ciudades de Quito o Guayaquil, para poder abordar alguno de los vuelos locales desde los aeropuertos internacionales Mariscal Sucre o José Joaquín de Olmedo, hacia alguno de los dos aeropuertos que se encuentran dentro del Parque Nacional, el San Cristóbal y el Baltran, ambos se encuentran ubicados en las islas que también llevan sus mismos nombres.

Si usted dispone de tiempo le recomendamos agregar a su itinerario unos días para conocer Quito o Guayaquil, esto sin duda sería el complemento perfecto para su tour, pues ambas ciudades son un grandioso atractivo turístico gracias a su acervo histórico y cultural. En cualquiera de las dos, las opciones de hospedaje son muy variadas, los precios dan para todos los gustos, así como sus restaurantes y lugares de esparcimiento.

Documentación a la mano

Tenga en cuenta que como en todos los destino, existen especificaciones o exigencias en cuanto a los requisitos que se deben cumplir para poder ingresar al lugar. Si usted es turista debe llevar consigo

*Pasaporte 

*Boleto de avión que solo se adquiere en los aeropuertos internacionales: José Joaquín de Olmedo en la ciudad de Guayaquil o Mariscal Sucre en la ciudad de Quito.

*Tarjeta de Control de Tránsito o Tarjeta Migratoria la cual tiene un costo de 20$ en efectivo y se adquiere en el Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos, cuyas oficinas están ubicado dentro de los aeropuertos de Quito y Guayaquil.

Igualmente para ingresar al Parque Nacional debe llevar consigo su pasaporte, Tarjeta de Control de Tránsito o Tarjeta Migratoria (que también deberá presentar a su salida de las islas) y cancelar una Tasa por concepto de ingreso al Área Protegida cuyo monto es calculado sobre la base de la nacionalidad, residencia y edad del visitante.

Escoja la mejor temporada según sus gustos 

La ubicación geográfica de las Islas Galapagos privilegia tanto su clima subtropical, que durante todo el año resulta atractivo visitarlas, sin embargo, puedes tomar en consideración que la estación de sequía abarca el período comprendido entre junio y diciembre tiempo en el que los días son más fríos y secos. De enero a mayo el clima se torna más cálido y húmedo. Marzo y abril son los meses más calurosos y húmedos, mientras que agosto tiene los días más fresco.

Sea cual sea la época en la que visites “Las Islas Encantadas” la experiencia será inolvidable, el recuerdo de increíbles playas de arenas variadas, tortugas gigantes, iguanas y leones marinos, pingüinos de las Galapagos (una especie exótica) y la imponencia del volcán Wolf en la isla Isabela, entre otras bellezas naturales, le harán caer en la tentación de querer volver.

Notiespartano

Compruebe también

Los cinco destinos más felices del mundo “en volver a viajar” según buscadores

Los ‘viajeros’ han posicionado a estos 5 países, como los más felices del mundo y …