Conozca la función de las manijas ubicadas encima de las puertas de los autos

Probablemente todos hayamos visto alguna vez a una persona que viaja en el asiento del acompañante en el auto y que, por precaución, pone una mano sobre la manija que está arriba de la puerta, ante el súbito riesgo de un accidente.

Pero si viajamos con un adulto mayor, veremos que utiliza la agarradera más seguido de lo que tenemos acostumbrado, especialmente en el momento de subir al auto y de bajarse. Este comportamiento guarda una relación más cercana con la verdadera finalidad que tenían estas manijas al ser creadas: dar más fuerza y balance a personas embarazadas, con discapacidades o alguna otra característica que dificulte su movimiento.

En resumen, las manijas que empezaron a aparecer en los vehículos de forma masiva cerca del año 2000, están pensadas para hacer que entrar y salir del auto sea más fácil y cómodo.

También hay una razón por la que estas asas normalmente no se ven en el asiento del conductor. “En primer lugar, se supone que los conductores deben mantener las manos en el volante”, reza un artículo al respecto en el sitio Technology.org. Además, el volante ya cumple la función improvisada de agarre, y agregar una manija en ese asiento podría ser molesto por la falta de espacio.

Contrario a la creencia popular, llevar las manos a las agarraderas ante un eventual accidente no es lo recomendable: “En caso de un vuelco, los costados del automóvil pueden abollarse y los interiores del auto pueden aplastar los dedos de la persona o atraparlos. Además, los automóviles modernos tienen airbags laterales, que son lo suficientemente fuertes como para romper la mano de una persona si está cerca cuando se despliegan”.

Compruebe también

Hombre destruye varios camiones por esta razón

Un operador de una excavadora que trabajaba en una mina de carbón en las proximidades …