Ciudad colonial de Santo Domingo es un tesoro del Caribe

República Dominicana se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos en el caribe. La singularidad de sus playas y vida nocturna son parte de esos atributos que hacen inolvidable la visita a este lugar. Pero hay algo más, su capital Santo Domingo y el lado colonial que nunca pierde la magia y el encanto que trae consigo ese pasado inmortalizado en lugares que hacen inolvidable la estadía.

Atractivos turísticos como el Alcázar de Colón, el Museo de las Casas Reales, la Catedral Primada de América, la Fortaleza Ozama, las Calles El Conde y Calle Las Damas, son tan sólo algunos de esos lugares que alberga la Ciudad Colonial de Santo Domingo -declarada en 1990 como Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura– y que a través de este recorrido te invitaremos a conocer.

Caminos que evocan la independencia

Un ameno y ordenado recorrido puede iniciarse por La puerta del Conde donde su famosa inscripción “Dulce et decorum est pro Patria mori” (“Dulce y decoroso es morir por la patria”) te dará la bienvenida a este lugar en el que se declaró la independencia de la isla en 1844. Seguidamente, encontrarás la Puerta de la Misericordia o Puerta Grande, es la segunda que protege la Zona Colonial y cuyo origen data del 1842 cuando se levantó una pequeña capilla tras los temblores que devastaron la zona en aquella época y donde los habitantes clamaban misericordia para que se detuvieran los daños.

En pleno corazón de esta ciudad amurallada te encontrarás la Fortaleza Santo Domingo también conocida como Fortaleza Ozama que data del siglo XVI, con un aspecto similar al de un castillo medieval, esta la primera estructura militar permanente de América, lo que la convierte en símbolo del inicio de la colonización española. Su torre central de 21 metros de altura alberga unas escaleras de caracol que conducen a un mirador desde el que podrás apreciar la imponencia del río Ozama y el puerto de Santo Domingo.

Muy cerca de este lugar se halla El Alcázar de Colón o Palacio Virreinal de Don Diego Colón palacio de estilo gótico y renacentista construido en un terreno adyacente a los farallones del río Ozama, en la actualidad alberga al Museo Alcázar de Colón, uno de los más frecuentados en la Ciudad Colonial. El paseo por la historia de esa época lo puedes completar visitando el Parque Colón, espacio que en su momento funcionó como centro para las fiestas de alta sociedad en la época colonial, así como el Palacio de la Real Audiencia de Santo Domingo, también conocido como Museo de las Casas Reales o Palacios Reales, considerado en la actualidad como uno de los Monumentos Culturales que conserva gran parte de la Historia Dominicana.

A tu paso por la Ciudad Colonial no puedes dejar de visitar el Baluarte del Conde conformado por cuarto elementos: el Parque Independencia, Puerta de la Misericordia, Fuerte de la Concepción y el Altar de la Patria. No menos importante es El Monasterio de San Francisco, donde te sorprenderás al explorar una de las ruinas más importantes de Santo Domingo.

De El Conde a Las Mercedes

La Ciudad Colonial posee dos vías consideradas como las principales, una de ellas es El Conde, la primera calle comercial del Nuevo Mundo y que en la actualidad sigue siendo una de las zonas comerciales peatonales más populares. A lo largo del recorrido por las 10 cuadras que la conforman podrás disfrutar no sólo de una diversidad de infraestructura colonial, sino también de gran variedad de restaurantes, cafés y tiendas de artesanía local.

La otra es la calle Las Damas, su importancia se debe a que es la primera vía pavimentada de Las Américas, ella se conecta directamente con el Alcázar de Colón y debe su nombre a la tradición que mantenían las damas de la época colonial que salían por las tardes a recorrerla y pasearse por ella.

500 años de tradición religiosa

La Ciudad Colonia de Santo Domingo es privilegiada entre otras cosas por servir de asiento a Santa Iglesia Catedral Basílica Nuestra Señora de la Encarnación o Anunciación, Primada de América, construida entre 1510 y 1540, su estructura de estilo gótico y con 500 años de antigüedad, es de principal atención para la realización de ceremonias oficiales y celebraciones religiosas. Al recorrer el interior de la primera catedral de las Américas podrás apreciar la majestuosa decoración gótica del techo, así como pinturas al óleo de época colonial, capillas sagradas y una zona con lápidas que contienen los restos de varios arzobispos.

Cuándo visitar Santo Domingo

Seguramente te estarás preguntando cual es la temporada ideal para visitar este destino y la verdad es que cualquier fecha es buena. Su excelente clima tropical húmedo hace que las temperaturas sean cálidas durante todo el año, sin embargo, toma en cuenta que de mayo a noviembre la temperatura es un poco más elevada, mientras que de diciembre a abril se torna más fresco y seco el ambiente.

Sea cual sea la fecha en que decidas visita la Ciudad Colonial de Santo Domingo no tendrás espacio para el aburrimiento, otro de los planes para pasear es visitar sus calles adoquinadas y antiguas, rodeadas de una diversidad de comercios que van, desde tiendas de ropa, joyerías y souvenirs hasta cafeterías y heladerías.

Si eres amante de la gastronomía te contamos que entonces debes aprovechar la visita a este lugar y planificar un tour gastronómico. La ciudad con más restaurantes en el Caribe es Santo Domingo, razón por la que encontrar las más variadas propuestas culinarias es posible, desde especialidades dominicanas y caribeñas, pasando por propuestas con ascendencia europea, asiática y del medio oriente, todas ellas con toque dominicano y productos frescos del mar, sin duda alguna esta experiencia se convertirá en el complemento perfecto para hacer de tu visita a la Ciudad Colonial de Santo Domingo un recuerdo inolvidable.

Notiespartano

Compruebe también

Madrid en diciembre, una experiencia para disfrutar

Visitar Madrid durante diciembre, en vísperas de la Navidad, representa una experiencia muy diferente para …