Madrid se apresura a clonar valiosos árboles dañados por el temporal de nieve

Por Silvio Castellanos y Michael Gore

MADRID, 18 feb (Reuters) – Después de que la peor tormenta de nieve de las últimas décadas dañara medio millón de árboles en Madrid, un equipo especializado en el rescate de la población arbórea está trabajando en la clonación de algunos de los ejemplares más valiosos, creando copias genéticamente idénticas para que las futuras generaciones puedan disfrutarlas.

La tormenta Filomena azotó el centro de España a principios de enero, cortando las conexiones de transporte con la capital y causando cientos de millones de euros de daños.

«Estamos recogiendo estacas de este centenario alcornoque que se ha caído por motivo del desastre ecológico que ha supuesto Filomena para llevarlo a un proceso de clonación, a fin de obtener individuos hijos exactamente iguales al individuo padre que se ha caído», afirma Francisco Molina, responsable agroforestal del Instituto Madrileño de Desarrollo Rural (IMIDRA), quien dijo que se trata de un desastre ecológico sin precedentes.

Sierra de podar en mano se desliza bajo el tronco de un alcornoque centenario en el barrio de Las Rozas, que se derrumbó bajo varias toneladas de nieve. Después de cortar una rama larga, retira minuciosamente las ramitas más pequeñas y las corta en secciones regulares de 20 cm para empaquetarlas y enviarlas al laboratorio.

El IMIDRA lleva 10 años catalogando y clonando los árboles singulares de Madrid, pero después de Filomena se ofreció para ayudar a sustituir los árboles con un valor sentimental.

Hasta ahora han recibido solicitudes de 30 ayuntamientos para clonar más de 100 especies, entre ellas alcornoques y encinas.

Emblemáticos del interior de España, los robles de hoja perenne sustentan los famosos cerdos de bellota del país, pero sus anchas hojas los hacen muy vulnerables a las fuertes nevadas.

Haciendo más complicadas las labores de clonación, son incapaces de reproducirse mediante un simple trasplante, lo que obliga al equipo a adoptar un enfoque más complejo conocido como embriogénesis somática, el equivalente vegetal de la fecundación «in vitro».

Las muestras se raspan con un cepillo duro, se bañan en fungicida y lejía, y luego se colocan en un sustrato para fomentar el crecimiento de folíolos frescos.

«Lo que pretendemos es inducir que se formen semillas, bellotas, a partir de esas hojas», explica Inmaculada Hernández, investigadora del IMIDRA.

Se tardarán décadas en reponer las pérdidas, pero Molina cree que merece la pena preservar los genes de unos árboles que han resistido un siglo de cambios climáticos, plagas y ataques de insectos.

(Información de Silvio Castellanos, Michael Gore y Juan Medina; información adicional de y redacción de Nathan Allen; editado por Andrei Khalip y Raissa Kasolowsky; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH1H17H-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH1H17J-BASEIMAGE

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH1H17M-BASEIMAGE

Compruebe también

Paula Bevilacqua recibió una propuesta «atrevida»

La actriz venezolana, Paula Bevilacqua, relató cómo surgió la idea de protagonizar su nuevo podcast …