Venezuela toda aplaude con nostalgia el gran legado de Pedro León ZAPATA por Ana Cecilia Guerrero

No es tarea fácil señalar aquí, los calificativos que merece recibir  este digno y ejemplar venezolano. Un artista con méritos propios, un humanista de sobrados principios y valores;  un distinguido docente que supo ganarse el respeto y admiración de sus pupilos. Un escritor de pluma recia pero muy inspiradora, un caricaturista al que diariamente seguiremos extrañando  por su famosa y muy visitada  columna  “ZAPATAZOS”. En fin, él era una caja de sorpresas, pero ante todas esas posturas, Pedro León era un gran ser humano, sencillo y apegado a los principios de solidaridad y amor por la familia.  Por eso, es tan difícil darle mayor o menor peso a cada una de las facetas  transitadas  por  este amigo y paisano nacido en La Grita, Táchira, y quien  hace justo seis años, lamentablemente  nos abandonó, para irse a dibujar en las nubes más altas, caballitos de mar y  disfrutar del colorido que imprimen en sus  bellos papagayos  los niños venezolanos.

Y es que la genialidad artística, habida  por siempre en el hombre que  fue PEDRO LEÓN ZAPATA, era indiscutible. Le conocimos como alguien discreto.  Más bien algo tímido, pero muy seguro de que cada una de sus reflexiones  estaban orientadas a cultivar la verdad y preservar el espíritu de lucha, igualdad y sentido del humor reflejado acertadamente  en sus trazos,  en sus frases cortas pero picantes como el “chile verde” que degustaba en Acapulco, México, donde  impartió con éxito,  clases de pintura  en la Escuela de Bellas Artes de  esa región mexicana.  Y así, en las tantas y tantas posturas humorísticas difundidas a través de la prensa escrita y de la radio, y que todos, absolutamente  todos,  seguiremos extrañando.

Pero, cómo no resaltar sus grandes méritos.  Cómo no reconocer que PEDRO LEÓN, fue un célebre muralista, pintor, ilustrador, diseñador destacado docente universitario, investigador, escritor, hombre de radio y de teatro.  Y cómo no resaltar que tuvo la brillante idea de coordinar la imperdible Cátedra Libre de Humorismo “Aquiles Nazoa”(1979) dictada  en la prestigiosa Universidad Central de Venezuela. Y cómo dejar de citar, entre otros, sus libros “Zapata absolutamente serio” y “Breve crónica de lo cotidiano”, así como  la pieza escrita para teatro intitulada “Venezuela erótica”.  Y qué decir del majestuoso mural “Conductores de Venezuela”(1999), su más  preciado  regalo para la ciudad de Caracas, compuesto por más de 1.500 metros cuadrados de superficie, 150 metros de largo por 11,5 de alto y  40 mil piezas de cerámica para  iluminar  parte del perímetro  norte de nuestra máxima casa de estudios, la UCV.

Llegue pues, hasta su apreciada compañera de vida, la periodista  Mara Comerlati, nuestra sincera palabra de afecto.  Mara, de diferentes maneras, ha sabido  cultivar, fortalecer y preservar  el legado de PEDRO LEÓN, no sólo durante la más intensa época de productividad artística de tan distinguido venezolano, sino que a lo largo de estos seis años de su ausencia,  Comerlati  ha continuado divulgando, sin tanta alharaca y entre las nuevas generaciones,  la obra de su eterno compañero; obra por cierto, de indiscutible valor artístico, que  felizmente ha logrado  trascender a otras latitudes.

Así que teníamos que cumplir nuestro cometido. En justicia, compartimos con ustedes estas líneas, dedicadas a un gran ser humano y ejemplar ciudadano, y a quien todos los venezolanos conocíamos, apreciábamos y seguiremos llamando simplemente: ZAPATA.

AnaCeciliaGuerrer

Compruebe también

Votar el #21N obligación de todos por Morel Rodríguez Ávila

Votar el #21N que es un derecho soberano e inalienable, se puede enderezar al país de los malos rumbos cambiar a quien lo hizo mal