Digitalizar el pago del transporte en Venezuela no resuelve el problema del sector

Incapaz de generar y resolver los agudos problemas en el área del transporte público en Venezuela, el gobierno ordena digitalizar el cobro de la tarifa del transporte, no se trata de resolver la aguda crisis económica e inflacionaria del país, aliviar sus déficits crónicos y, lograr los equilibrios macroeconómicos necesarios para iniciar el proceso de reactivación económica, de los que se trata es ofrecer soluciones mágicas, sacadas del sombrero de mago para ilusionar a sus fanáticos seguidores.

Lejos están de la intención de solucionar el dramático problema social que implica que los venezolanos tengan los sueldos y salarios infra escuálidos (menos de un dólar diario, los más bajos de américa latina), de atacar la carencia y déficit en los servicios básicos de agua, electricidad, de acelerar los mecanismos para implementar la vacunación masiva de la manera más perentoria posible, de resolver los problemas de conectividad y comunicación ya que Venezuela cuenta con los servicios de telefonía e internet entre los más lentos y malos del continente, la mega solución ante la desaparición del efectivo y la pulverización del Bolívar es acceder al universo virtual.

La especialidad de la gerencia publica en Venezuela, en los últimos 23 años (1998-2021) es achacar sus errores y las fallas en el diseño y gerencia de las políticas públicas a otros, pero lo peor es que transfiere las posibilidades de solución a una población y a una economía con graves problemas y que la aparición de la pandemia del Covid-19  tendió a multiplicar sus males y carencias.

El ejemplo de la dolarización de facto de su economía es el mejor ejemplo de dicha conducta anómala, luego de años de ataque y destrucción de la economía de libre mercado, de aplicar políticas económicas de control en todos los escenarios y de acusar a factores exógenos de sus múltiples problemas, de la noche a la mañana da las gracias en cadena nacional a la decisión de la ciudadanía de utilizar el Dólar ante la desvalorización constante del Bolívar, la acentuada inflación y el colapso estructural de Pdvsa que, redujo sensiblemente el volumen de ingresos y divisas en las arcas del BCV y, que llevó al sector productivo nacional a una crisis sin fondo.

En momentos en que la disminución de actividades crece exponencialmente en función de la multiplicación de los casos del Covid-19 que, la economía nacional, ya en cuasi-parálisis antes de su aparición, van 7 años consecutivos en estanflación (mezcla de recesión económica –caída sistemática del PIB- e inflación) que, el transporte público redujo su existencia en un 80% se insiste en soluciones coyunturales que lejos de resolver los problemas los multiplican.

La tarifa urbana por la vía de los hechos ha sido indexada a diez centavos de dólar (0,10$) y, la interurbana a veinte centavos de dólar (0,20$) pero la amenaza de la tarifa controlada y de corte demagógico (la tentación populista y autoritaria) está siempre presente, el hecho que un porcentaje importante de los usuarios no gana lo suficiente como para cubrir ese costo mínimo, el ejecutivo nacional, ni los órganos legislativos han tenido interés en impulsar el cobro del bono de transporte de 100 pasajes mensuales (10 dólares), subsidio directo a unos usuarios brutalmente empobrecidos.

No somos suizos. Apenas 5 países en el mundo han prescindido del dinero fiduciario (en efectivo: billetes y monedas) y Suiza lo encabezas, pero dicho país tiene un alto estándar de vida, un transporte público de calidad y su plataforma tecnológica es superlativa, sin embargo importantes sectores de opinión, presionan para mantener el dinero en efectivo, básicamente para la alta población de 3era edad, la cual por hábitos y cultura tecnológica se les dificulta el manejo digital.

Siendo Venezuela un país en el cual más del 70% de los cajeros automáticos no funcionan y la banca (privada y pública) es altamente ineficiente si la compara con su similar en Suecia y donde el problema de hacer cualquier transición en moneda nacional y en divisas (euros y dólares) no genera ningún tipo de problemas.

Por supuesto que queremos ser suizos, pero no sólo en el uso del dinero virtual (digital, criptomonedas), sino fundamentalmente al disfrutar de su calidad de vida, pero para eso es imprescindible abandonar los esquemas económicos e ideológicos del socialismo del siglo XXI e implementar el sistema parlamentario de gobierno y abolir el perverso modelo presidencialista (autárquico y centralista) imperante.

Notiespartano/Descifrado

Compruebe también

Dólar paralelo cerró este #21Oct con tendencia alcista

El precio del dólar en el mercado paralelo cerró este jueves 21 de octubre en …