En este pueblo mexicano se cultivan las mazorcas de maíz más grandes del mundo

Existen lugares en el mundo que esconden curiosas hazañas. Es el caso del pueblo mexicano de Jala, a 130 kilómetros de la Riviera Nayarit, que se ha popularizado por cultivar las mazorcas de maíz más grandes del planeta.

Además de tener un patrimonio cultural y arquitectónico envidiable, que le ha hecho merecedor del título de «Pueblo Mágico», Jala ha conseguido llamar la atención por el desorbitado tamaño de sus mazorcas, que se han convertido en uno de sus bienes más preciados.

La raza de maíz Jala, única en el mundo, es característica por su longitud, que ha llegado a alcanzar más de 45 centímetros de largo. Su origen y cultivo se han ubicado exclusivamente en el municipio de Jala, y está asociado incluso con expresiones culturales y religiosas de la región. La razón de tal tamaño parece estar en la calidad de la tierra de este pueblo nayarita.

Tal es la popularidad que ha alcanzado este maíz, que anualmente en el mes de agosto se suele celebrar en Jala la Feria del Elote, en la que se premia a la mazorca más grande. Todos los agricultores locales presentan cada año a comienzos de agosto sus mejores selecciones para perseguir este ansiado galardón. Durante esta singular fiesta, dedicada también a la Virgen de la Asunción, se pueden disfrutar de puestos de comida a base de maíz, conciertos, eventos deportivos, etc. En cada edición dan gracias a la virgen por la calidad excelente de su tierra, cuya fertilidad se cree que es debida a las cenizas ricas en minerales que esparció el Volcán del Ceboruco cercano al pueblo, que entró en erupción en el año 1870.

Un pueblo histórico

Pero Jala es mucho más que maíz. Las calles y edificios de este rincón cercano a la Riviera Nayarit, y en el mismo estado de Nayarit, han sido protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y recorrerlo es una experiencia que lleva a descubrir la esencia de México. Gracias a sus monumentos históricos y a la naturaleza de su alrededor, especialmente el volcán del Ceboruco, con más de 2.000 metros de altitud, este pueblo recibe miles de visitantes cada año.

Las casas señoriales y los edificios nobles proliferan en las calles de Jala. Entre ellos destaca la Basílica lateranense de Nuestra Señora de la Asunción, construida en 1856 y de estilo romano y gótico. Otra de las visitas imprescindibles es el Museo Comunitario de Jala, instalado en una casona decimonónica y donde se expone una gran colección de piezas precolombinas y tradicionales del territorio nayarita.

Notiespartano

Compruebe también

Madrid en diciembre, una experiencia para disfrutar

Visitar Madrid durante diciembre, en vísperas de la Navidad, representa una experiencia muy diferente para …