¿Le queda veneno al alacrán mayor? por José Gregorio Rodríguez

Según la fábula de “El escorpión (alacrán) y la rana”, un alacrán le pidió a una rana que lo cargara para cruzar el río, la rana le preguntó: ¿cómo sé que no me picarás? El escorpión respondió: porque ambos nos ahogaríamos.

La rana aceptó; y a la mitad del río el alacrán picó a la rana. Cuando la rana le preguntó ¿por qué lo hiciste si los dos vamos a morir? el alacrán respondió: es mi naturaleza.

No he podido evitarlo. No puedo dejar de ser quien soy, ni actuar en contra de mi naturaleza, de mi costumbre y de otra forma distinta a como he aprendido a comportarme.

Y poco después de decir esto, desaparecieron los dos, el alacrán y la rana, debajo de las aguas del río.

Decidí empezar con este cuento el trabajo de esta semana para ilustrar lo que pienso, le pasará a la oposición venezolana en las elecciones de gobernadores de este año, de seguir actuando como lo hace.

Nuevamente se impone el centralismo, nada democrático en este caso, de resolver sin consultar más allá de las cúpulas de los partidos que tienen tiempo no se renuevan en los estados de la república.

Por varias vías tuve acceso a un listado que está circulando con los nombres de los candidatos que disfrutarían del “consenso” de esos cenáculos para ser candidatos a gobernadores. ¡No mejora nada el enfermo!

Por ahora, nos referiremos a la situación de la oposición en el estado Nueva Esparta.

A pesar de la pésima gestión de gobierno y una errática conducción política de la oposición en la entidad, el gobernador Alfredo Díaz, por fin se terminó de “quitar la careta” y asumió públicamente su aspiración a la reelección.

Andaba en eso desde la campaña electoral para las parlamentarias del 6 de diciembre pasado, cuando visitó los 11 municipios de la región, en abierto proselitismo a favor de los candidatos de la Alianza Democrática, encabezada por el diputado electo, Oscar Ronderos. Aun cuando lo negaba, todo mundo sabía en lo que andaba.

Fueron encuentros sin pueblo y sin entusiasmo, que lo obligaron a publicar los resultados favorables a su reelección, de una encuesta que sólo se realizó en la “alicorada mente” de sus más cercanos colaboradores.

Nadie le creyó y se replegó a cavilar que hacer para intentar revertir lo que se palpa en las calles de Margarita, Coche y Cubagua. Se quedó sin pueblo y su credibilidad está “por el suelo”.

Eso lo obligó a producir algunos cambios en su tren ejecutivo, buscó refuerzos en otros “espacios partidistas” y designó al jefe regional del partido de Delsa Solórzano, como nuevo secretario general de gobierno.

Pero nada que ver, “esa flor ya no retoña”. Sinceramente creo sería el peor candidato de la oposición a la gobernación. Pero la verdad, no tengo vela en ese entierro. Sólo reseño lo que veo y comento mis impresiones.

Para completar el cuadro desfavorable a la aspiración reeleccionista de Alfredo Díaz, desde el exilio, el dirigente de Primero Justicia, Jony Rahal  anunció que competiría por la gobernación.

Además, desde que comenzó el año, el ex gobernador Morel Rodríguez, le cogió la calle y todas las semanas realiza varios actos en los diferentes municipios de la geografía insular, manifestando su aspiración de ser nuevamente gobernador y nos luce, disfruta del afecto y respaldo mayoritario de la gente de oposición en Nueva Esparta.

A esa inocultable realidad, el gobernador le sale al paso con una respuesta burocrática y designa un comando de campaña, el cual quedó integrado de la siguiente manera: Jefe regional de campaña: Nicola Penna. Jefes de campaña municipales: Arismendi, Cruz Suniaga, Antolín del campo, Moira Meza, Díaz, José Ramón Díaz; García, Carlos Millán; Gómez, Alberto Camacho; Marcano, Celis Rodríguez; Maneiro, José Campos; Mariño, Alfredo Díaz; Península de Macanao, Francisco Rosas; Tubores, Johan Yánez y Villalba, Luis Salazar.

A todas estas ustedes se preguntarán porqué comenzamos estas líneas con la fábula de “El Alacrán y la Rana”. Es obvio, así lo escribimos en oportunidad reciente, en Nueva Esparta el alacrán mayor es Alfredo Díaz.

Cada quien interpretará el cuento a su manera. Sólo me pregunto ¿Le queda veneno que inocular al alacrán mayor? ¿Ese comando es el “Dream Team” de Alfredo Díaz?

Me encantaría conocer las impresiones de nuestros lectores (jotaerre577@gmail.com)

JoséGregorioRodríguez

Compruebe también

Gerencia fallida por Manuel Avila

Gerencia fallida hay gente que se queda enana, otros se pasman y el resto tira flechas a ver si la pegan. Y Nueva Esparta ha sido una vitrina