China espera que los JJOO de Invierno sean una oportunidad para recuperar su imagen

Por Gabriel Crossley

PEKÍN, 3 feb (Reuters) – Los Juegos Olímpicos de Invierno, que comenzarán dentro de un año, ofrecerán a China la oportunidad de mostrar sus controles epidémicos, deslumbrar con un gran espectáculo y conseguir una victoria mediática en la palestra mundial, pero la preocupación por los derechos humanos y la incertidumbre de la pandemia de COVID-19 ensombrecen los juegos.

Los organizadores prometen una «alegre cita sobre puro hielo y nieve» que comenzará el 4 de febrero de 2022. Es probable que se necesite polvo artificial para ayudar a cubrir las pistas excavadas en las montañas marrones y áridas del noroeste de Pekín.

«China querrá que los Juegos Olímpicos presenten una nueva narrativa sobre la apertura del país al mundo de nuevo», dijo Rana Mitter, que enseña historia y política china en la Universidad de Oxford.

Bajo el mandato del presidente Xi Jinping, China ha reforzado el control sobre la sociedad civil y ha reprimido la disidencia, al tiempo que su economía se recupera con fuerza de la crisis económica y Pekín se reafirma en la escena mundial.

Grupos de defensa de los derechos humanos y algunos políticos occidentales han condenado la organización de los juegos por parte de China, señalando las políticas de Pekín en Hong Kong y Xinjiang.

Es poco probable que la pandemia de COVID-19, que ha retrasado los Juegos Olímpicos de Verano de Tokio de 2020, esté totalmente controlada en todo el mundo para el mes de febrero del año que viene, según los expertos sanitarios.

Sin embargo, China ha sofocado la mayoría de los brotes dentro de sus fronteras, manteniendo en niveles bajos el número de nuevos casos.

Las fronteras chinas están actualmente cerradas a la mayoría de los extranjeros, y aún no está claro cómo gestionará Pekín a los atletas y delegaciones visitantes. El comité organizador de los Juegos Olímpicos no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Wang Huiyao, presidente del Centro para China y la Globalización, un centro de estudios de Pekín, dijo que demostrar el control sobre el virus mientras se ofrece un entretenimiento global ayudaría a otros países a ver más allá de las diferencias ideológicas y a pulir la imagen de China.

«La gente verá que no importa. Lo mismo da gato negro que gato blanco, mientras cace ratones», dijo Wang, utilizando una frase atribuida a Deng Xiaoping, el antiguo líder chino que guió la transformación de China en una potencia económica.

Los primeros Juegos Olímpicos de Pekín, los de verano de 2008, demostraron la capacidad de China para montar un espectáculo a una escala sin precedentes. Algunas instalaciones construidas para 2008, como el Estadio Nido de Pájaro, se reutilizarán.

Otras se han construido de nuevo cerca de la ciudad de Zhangjiakou, en la provincia de Hebei, conectada a Pekín por tren de alta velocidad.

Poco después de que el presidente Xi visitara las instalaciones en enero, las autoridades prometieron que «no defraudarían la gran confianza y las expectativas del Partido y del pueblo».

(Información de Gabriel Crossley; editado por Michael Perry; traducido por Tomás Cobos)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH120PO-BASEIMAGE

Compruebe también

«Tapipa» Duarte defenderá la tribu a partir del próximo 7 de noviembre

Tras el reciente anuncio del comienzo de la Copa Superliga de Baloncesto el próximo 7 …