Ryanair prevé una pérdida anual récord mientras el coronavirus «causa estragos»

Por Conor Humphries

DUBLÍN, 1 feb (Reuters) – Ryanair dijo el lunes que podría perder cerca de 1.000 millones de euros (1.210 millones de dólares) en su actual ejercicio financiero, con mucho el peor resultado de su historia, pero la mayor compañía aérea de bajo coste de Europa dijo que la crisis crearía importantes oportunidades de crecimiento, que cuenta con abundante liquidez y prevé un «verano razonable».La aerolínea irlandesa dijo que prevé registrar unas pérdidas de entre 850 y 950 millones de euros en su actual ejercicio financiero, que finaliza el 31 de marzo, unas cinco veces más que su anterior pérdida anual récord, registrada en 2009.

«El COVID-19 sigue causando estragos en toda la industria», dijo en un comunicado Michael O’Leary, director ejecutivo de la aerolínea. «El año fiscal 21 seguirá siendo el más difícil en los 35 años de historia de Ryanair».

Sin embargo, la empresa dijo que esperaba que la recuperación se acelerara entre julio y septiembre, el segundo trimestre del año fiscal de la aerolínea, antes de volver al 70% y 90% de los niveles normales entre octubre y marzo.

«Tenemos la esperanza de que al entrar en el pico del verano se relajen los confinamientos… y que haya una gran demanda acumulada. Creo que podría ser un verano razonable», dijo el director financiero Neil Sorahan.

En invierno, «esperamos volver a una cierta normalidad», añadió.Las restricciones de COVID-19 redujeron el número de pasajeros de Ryanair en un 78% en los últimos tres meses del año, el tercer trimestre de su calendario financiero, llevándola a una pérdida trimestral de 306 millones de euros.

Esta cifra contrasta con la pérdida de 300 millones de euros prevista en una encuesta de la compañía entre los analistas.

Ryanair registró una caída de ingresos del 82% en los tres últimos meses de 2020, frente a las caídas del 88% de su rival easyJet y del 77% de Wizz, que presentaron sus resultados la semana pasada.

Ryanair es considerada por muchos analistas como una de las aerolíneas mejor situadas del mundo para capear la crisis de COVID-19 debido a su gran saldo de caja y a la ausencia de vuelos de larga distancia y de clase «business».

La empresa dijo que tenía 3.500 millones de euros de caja a finales de diciembre, frente a los 4.500 millones de finales de septiembre.

Sus acciones cerraron el viernes a 14,3 euros, lo que supone un descenso del 15% con respecto a su máximo de 16,9 euros el 10 de enero del año pasado, antes de la llegada del virus.

La aerolínea reiteró su previsión de volar entre 26 y 30 millones de pasajeros hasta finales de marzo, frente a los 149 millones del ejercicio anterior. Pero advirtió que había «más riesgo hacia el extremo inferior de la horquilla».

Ryanair encargó en diciembre otros 75 aviones Boeing 737 MAX, lo que supuso el mayor pedido desde que el avión quedó en tierra a principios de 2019 tras dos accidentes mortales. El avión recibió en enero la autorización para volver a volar en la Unión Europea.

Ryanair dijo que espera haber recibido al menos 24 de los 210 que tiene pedidos a tiempo para su temporada alta de verano, por debajo de una previsión anterior de hasta 30.

(Información de Conor Humphries; editado por Jacqueline Wong; traducido por Tomás Cobos)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH1010Z-BASEIMAGE

Compruebe también

JD Sports comprará una participación del 80% en el minorista online español Deporvillage

28 jun (Reuters) – JD Sports Fashion dijo el lunes que su unidad española comprará …