Una nueva Casa Blanca con Biden: disciplina, diversidad, perros y distanciamiento social

Por Jeff Mason y Steve Holland

WASHINGTON, 28 ene (Reuters) – En la mañana del 20 de enero, horas antes de que Joe Biden llegara a la Casa Blanca como el 46º presidente de Estados Unidos, se erigió un escudo de plexiglás transparente en el mostrador de la guardia a la entrada del Ala Oeste que alberga las oficinas ejecutivas.

Era una pequeña pero notable señal de que las cosas estaban cambiando: Las protecciones contra el COVID-19 que faltaron durante el último año de mandato de Donald Trump serían una parte habitual de la vida de la Casa Blanca en la administración Biden.

Desde el uso obligatorio de una mascarilla hasta un nuevo enfoque de información pública, el estilo de mano firme del demócrata marca un cambio abrupto con respecto a la grandilocuencia y la volatilidad bajo el republicano Trump, un hombre de negocios y ex estrella de reality shows.

«Esto es normalidad», dijo el embajador John Bolton, exasesor de seguridad nacional de Trump, cuando se le preguntó sobre la administración Biden. «Ciertamente, si un presidente no puede gestionar la Casa Blanca, no puede gestionar el resto».

La estrategia de gobierno de la Casa Blanca, tachada de caótica por ambos partidos políticos, ha desaparecido y ha sido sustituida por la disciplina en los mensajes y la poca disposición a las filtraciones.

Los nuevos presidentes suelen beneficiarse de un periodo de luna de miel. El Morning Consult Political Intelligence mostró que, durante los primeros días de Biden en el cargo, el 56 por ciento de los votantes aprobaba su desempeño. Pero la popularidad puede ser efímera.

VUELVEN LOS PERROS Y LAS REUNIONES INFORMATIVAS

Los cambios en la Casa Blanca son innumerables, desde los más mundanos hasta los más profundos. Vuelven los perros al jardín sur. Las sesiones informativas periódicas con los medios de comunicación, con preguntas de seguimiento y respuestas basadas en datos, que también han vuelto a la sala de reuniones.

Trump dominó el ciclo informativo en gran medida como un espectáculo individual, con un vaivén de temas que cambiaban de forma frenética. El equipo de Biden, en cambio, se ha ceñido a un tema específico casi cada día, con el demócrata firmando sistemáticamente órdenes ejecutivas para hacer retroceder una política de Trump tras otra.

«A corto plazo está muy claro que la temperatura ha bajado, y a pesar de lo que hemos visto en el Capitolio hace apenas unas semanas, la gente se está calmando», dijo el estratega republicano Doug Heye.

«De cara al futuro, Biden está en una posición perfecta para alcanzar los acuerdos que Trump siempre dijo que podía pero nunca hizo», dijo, pero añadió que «eso no quiere decir que vaya a ser fácil».

(Reporte de Jeff Mason y Steve Holland; reporte adicional de David Shepardson; editado por Heather Timmons y Howard Goller; editado en español por Andrea Ariet)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH0R1LK-BASEIMAGE

Compruebe también

Comunistas acusan irregularidades en parlamentarias rusas

Comunistas el segundo partido con mayor representación en la Duma denunciaron "escandalosas" irregularidades en las elecciones legislativas.