Portugal se encuentra en una fase «terrible» de la pandemia y espera poca ayuda extranjera

Por Sergio Goncalves

LISBOA, 28 ene (Reuters) – Portugal se encuentra en una fase terrible de la pandemia de coronavirus, dijo su primer ministro Antonio Costa, añadiendo que tienen pocas esperanzas de que llegue ayuda extranjera, al tiempo que el personal de los hospitales advertía que estaban desbordados.

Con un total de 668.951 casos confirmados de COVID-19 y 11.305 muertes, incluida una cifra récord de 293 fallecidos el miércoles, Portugal ha alcanzado una media de nuevos casos y muertes diarias en los últimos siete días por millón de habitantes más alta del mundo.

«No tiene sentido alimentar la ilusión de que no estamos ante el peor momento», declaró en la víspera a la cadena TVI. La situación no es mala, sino terrible, dijo, «y nos enfrentaremos a este peor momento durante algunas semanas más, eso es seguro».

Algunos hospitales se están quedando sin camas, otros ven cómo disminuyen los suministros de oxígeno, y los médicos y las enfermeras están desbordados. El personal del Hospital de Cascais, cerca de Lisboa, dijo a Reuters que estaban agotados y que a veces les costaba mantener la motivación. «No hay un final a la vista», dijo una enfermera.

Alemania dijo el miércoles que estaba dispuesta a ayudar y que había enviado expertos médicos militares a Portugal para evaluar qué tipo de apoyo podían aportar.

Costa, no obstante, advirtió que lo que Alemania y otros socios europeos pueden hacer es limitado. «Hay que ser cauteloso» con la idea de enviar pacientes al extranjero desde Portugal. El país, situado en el extremo suroeste del continente, solo tiene frontera terrestre con la ya sobrecargada España.

En cuanto a la posible ayuda alemana, Costa dijo: «En todo lo que Portugal ha pedido, lamentablemente no lo tienen disponible, es decir, médicos y enfermeras».

Costa dijo que la situación había empeorado en parte porque su Gobierno relajó las medidas restrictivas entre Navidad y fin de año, pero también por la virulencia de una nueva variante del virus detectada por primera vez en Reino Unido.

«Ciertamente hubo errores: a menudo la forma en que transmití el mensaje a los portugueses… y, cuando el receptor del mensaje no lo entendió, entonces es culpa del mensajero, no tengo ninguna duda», dijo.

En una nota de esperanza, el primer ministro añadió que las medidas introducidas la semana pasada deberían, en principio, empezar a tener un impacto en las cifras de contagio la próxima semana.

Más de 20 ambulancias con pacientes afectados de COVID-19 hacían cola ante el mayor hospital de Portugal, el Santa María de Lisboa, a última hora del miércoles, a la espera de que hubiera camas disponibles, lo que ilustra la presión que sufren los hospitales.

Los tres principales sindicatos de médicos dijeron en un comunicado que miles de sus miembros aún no habían sido vacunados completamente y temían estar expuestos al virus.

El Gobierno tiene previsto ofrecer una actualización del plan de vacunación el jueves por la tarde.

(Información de Sergio Goncalves, Catarina Demony y Victoria Waldersee; escrito por Ingrid Melander y Catarina Demony; editado por Alex Richardson, Larry King; traducido por Andrea Ariet en Gdansk)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH0R0ZH-BASEIMAGE

Compruebe también

China pide a nuevo Gobierno alemán «puentes y no muros»

China pidió este sábado a Alemania que "construya puentes, después que esta pidiera una diplomacia dura contra regímenes autoritarios