Distribuidores farmacéuticos negocian con EEUU para aumentar el envío de vacunas: fuentes

Por Carl O’Donnell y Richa Naidu

28 ene (Reuters) – Los distribuidores farmacéuticos estadounidenses están en conversaciones con dirigentes federales para aumentar el número de empresas que envían vacunas contra el coronavirus como parte del impulso de la Administración Biden para acelerar las inoculaciones, según un ejecutivo de la industria y tres personas familiarizadas con el asunto.

El presidente Joe Biden ha calificado la fase inicial de la campaña de vacunación como un «fracaso estrepitoso» y con las vacunaciones en Estados Unidos en torno a un millón al día, la nueva administración quiere ampliar y mejorar el programa.

La Administración Trump firmó un acuerdo exclusivo con el distribuidor sanitario McKesson Corp para encargarse del envío de las vacunas COVID-19 para la Administración. Ese sistema de distribución ha funcionado en gran medida, pero se enfrentará a nuevas exigencias a medida que se añadan eventuales vacunas de Johnson & Johnson y otras empresas.

Cardinal Health Inc y AmerisourceBergen Corp, que junto con McKesson son los mayores transportistas de productos sanitarios, han hecho propuestas para asumir parte de la distribución. El equipo de Biden está abierto a la idea, según un ejecutivo de AmerisourceBergen y dos personas familiarizadas con las conversaciones, las cuales añadieron que el Gobierno de Biden aún no ha tomado una decisión al respecto.

«Estamos dispuestos a apoyar el despliegue de la vacuna y estamos abogando por la incorporación de otros distribuidores farmacéuticos para que se unan al esfuerzo», dijo Heather Zenk, vicepresidenta de AmerisourceBergen, en una entrevista con Reuters. Dirigentes del Gobierno se mostraron receptivos y están estudiando la propuesta, según Zenk, que añadió que su empresa no ha «recibido ninguna propuesta formal de contratación por ahora». El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EEUU declinó hacer comentarios, diciendo que tiene prohibido compartir información sobre las discusiones sobre contratos. McKesson no hizo comentarios sobre las conversaciones entre EEUU y otras empresas, pero dijo que cree que el enfoque actual funciona mejor para garantizar envíos seguros y rápidos.

Hasta ahora se ha autorizado el uso de dos vacunas de emergencia para inocular a las personas adultas de un total de 330 millones de habitantes en Estados Unidos. McKesson ha gestionado los envíos de Moderna Inc en el marco del programa estatal Operation Warp Speed. La vacuna de Pfizer Inc, no obstante, no forma parte de este programa de distribución de la Administración.

Johnson & Johnson, que forma parte de la Operación Warp Speed, dará a conocer los datos de su vacuna candidata la próxima semana y podría recibir autorización de Estados Unidos ya en febrero.

Las autoridades estadounidenses dijeron en una rueda de prensa a principios de esta semana que aumentarán los envíos de vacunas de 8,6 millones de dosis cada semana hasta al menos 10 millones en las próximas semanas.

«El sistema actual parece estar fallando en múltiples niveles, por lo que creo que es prudente tener más distribuidores involucrados», dijo Amesh Adalja, académico del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud.

«Sin embargo, será importante mantener la coordinación central», añadió.

Incluso si el Gobierno de Biden no firma un contrato con los distribuidores a corto plazo, puede empezar a trabajar con ellos para preparar activamente un plan de contingencia en caso de que Estados Unidos necesite capacidad de envío adicional en las próximas semanas o meses, dijo una de las fuentes.

(Información de Carl O’Donnell en Nueva York y Richa Naidu en Chicago; información adicional de Nandita Bose en Washington; editado por Peter Henderson y Grant McCool; traducido por Andrea Ariet en Gdansk)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH0R12L-BASEIMAGE

Compruebe también

Suben a tres los muertos en las protestas contra golpe de Estado en Sudán

Al menos tres personas murieron hoy por heridas de bala durante las manifestaciones en contra …