Estiman que la inflación se ubicará en 2000% a final de año

La hiperinflación, luego de desacelerarse en diciembre, volvió a tomar impulso a principios de 2021. El aumento del ritmo en el que suben los precios agarra a los venezolanos en plena resaca de la época decembrina, después de haber gastado hasta el último centavo en comida, y, en el caso de los que tienen un mayor poder adquisitivo, en algunas tradiciones navideñas.

Desde mediados de diciembre hasta la mitad de enero, el queso blanco duro aumentó de 3.200.000 bolívares a 4.700.000 bolívares, en promedio, lo que supone un incremento de 46%. Pero el aumento fue mayor en otras zonas de Caracas, donde se consigue el alimento más costoso. En Los Palos Grandes, por ejemplo, lo vendían a mediados de enero en seis millones de bolívares y en La Florida en seis millones y medio.

De acuerdo con el Observatorio de la Canasta Alimentaria, coordinado por el diputado y economista José Guerra, el 21 de diciembre un caraqueño necesitó 22,98 millones de bolívares para adquirir ocho rubros básicos (carne, pollo, queso blanco duro, harina de maíz precocida, arroz, pasta, aceite y huevos). En 18 de enero, requirió 27,44 millones, es decir, 19% más que un mes atrás.

En este período, el litro de aceite subió de 1.980.000 a 3.700.000, el kilo de arroz de 1.500.000 a 2.230.000 y el kilo de pasta pasó de 1.600.000 a 2.900.000.

«El año arranca con una clara tendencia inflacionaria», afirma Guerra. «Enero suele ser un mes algo flojo en materia de inflación, pero estamos viendo una aceleración inclusive contra un mes que también suele ser inflacionario, que es diciembre, de manera tal que la inflación está ganando fuerza otra vez, justamente empujada por la devaluación«.

El experto señala que desde el 21 de diciembre hasta el 16 de enero la variación promedio del costo de la canasta mínima medida por el observatorio fue de casi 37%, provocada por un aumento de 50,4% del dólar. «Es altamente probable que las próximas semanas el mercado vaya incorporando los efectos de la depreciación del bolívar ocurrida en las dos primeras semanas de enero», apunta.

«Esta depreciación e inflación que registramos señala que el ritmo de aumento de precios va a seguir. Venezuela ya está a punto de alcanzar a Grecia como el país con la inflación que se ha prolongado más en el tiempo. Este es de nuevo un año hiperinflacionario, arranca fuertemente en materia inflacionaria y depreciación de la moneda».

Los datos de la firma Ecoanalítica corroboran la afirmación de Guerra. Muestran que la primera semana de enero tuvo una inflación de 20%, el mismo valor que se registró en todo el mes de diciembre. «Esto te dice que la inflación estará fuertemente condicionada por las expectativas de depreciación de la tasa de cambio», dice el economista Asdrúbal Oliveros, director de la firma.

En los primeros 15 días del año, el precio del dólar aumentó más de medio millón de bolívares. Desde el 31 de diciembre hasta el 15 de enero, el tipo de cambio subió de 1.027.812 bolívares a 1.618.580 bolívares, lo que significa un incremento de 57% en apenas una quincena.

En una economía que se mueve en dólares, cualquier ajuste del precio de la moneda estadounidense en el país se trasladará inmediatamente a los precios en bolívares de la mayoría de los bienes y servicios, situación que afecta a los venezolanos que no tienen un ingreso fijo en divisas.

Notiespartano/Tal Cual

Compruebe también

PIB de China crece un 18,3 % interanual en el primer trimestre del año

El producto interior bruto (PIB) de China creció un 18,3 % interanual durante el primer …