Bajo la orbita de la Sputnik V Presidente de Argentina no se vacunó

Nurse Gustavo Rodriguez administers a Russia’s Sputnik V COVID-19 vaccine to doctor Estefania Zevrnja at Dr. Pedro Fiorito hospital in Avellaneda, Argentina, Tuesday, Dec. 29, 2020. (AP Photo/Natacha Pisarenko)

Luego de que el Gobierno iniciara la campaña de vacunación contra el coronavirus en toda la Argentina con la vacuna rusa Sputnik V, la revista británica The Economist publicó un artículo este sábado con duras críticas a la administración de Alberto Fernández, donde señala que el mandatario «rompió su promesa de ser el primero en vacunarse».

Bajo el título «La órbita del Sputnik», el texto explica que cuando el país comenzó con la vacunación, en otros lugares de la región como México, Chile y Costa Rica ya habían iniciado la aplicación con la vacuna de Pfizer a finales de 2020, «pero la Argentina, en palabras de un asesor presidencial, ‘está a la vanguardia para vacunar a todos'», critica la revista. Y además remarca que se llegó «sin haber despejado algunas dudas en torno a la vacuna».

«Alberto Fernández, el presidente de la Argentina de 61 años, rompió su promesa de ser el primero en vacunarse en la país, en vivo en la televisión, luego de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, que tiene 68, dijo que postergaría su vacunación debido a su edad», agrega.

La revista británica también critica que el Gobierno nacional, «se salteó el procedimiento de su agencia de control sanitario y autorizó» la vacuna. «En vísperas del lanzamiento de la campaña de vacunación, especialistas de la ANMAT filtraron un memo interno a los medios argentinos, expresando preocupación por efectos adversos de la Sputnik V en adultos mayores en los ensayos en Rusia», sostiene, y aclara también que las advertencias sobre algunos síntomas «son comunes a muchas vacunas».

Por su parte, también describe lo que sucedió con el presidente de la UCR cuando cuestionó la falta de transparencia en cuanto a los pormenores con la farmacéutica Pfizer y el Gobierno. «Sin sorpresas, la Sputnik V se convirtió en un partido de fútbol. Alfredo Cornejo, líder del partido radical, denunció corrupción, al sugerir que los pedidos de sobornos de funcionarios del Gobierno hundieron las negociaciones con otros productores de vacunas en Europa y en Estados Unidos», expone el artículo.

«La geopolítica jugó un rol también. La decisión fue ‘ideológica’, dice el asesor presidencial apuntando al rol de Cristina Kirchner, una expresidenta que ahora se desempeña como poderosa vicepresidenta. Cristina Kirchner, que quiere que Rusia y China contrarresten la influencia de los EE.UU. en la región, abrió un canal extraoficial con Putin en noviembre», afirma The Economist, donde aclara que «ella [Kirchner] también apoyó la anexión de Crimea en 2014».

Por último, el texto habla del «accidentado» recorrido que tuvo la vacuna en Rusia, porque «salteó los tests de seguridad y eficacia habituales para autorizar un medicamento antes de su uso». Sin embargo, aclara que en Brasil, India y Emiratos Árabes Unidos se desarrollan nuevos test sobre la Sputnik V «que podría pronto redimirse».

Luego de criticar con dureza la decisión del Gobierno nacional, concluyeron: «La decisión de la Argentina de evadir las regulaciones y sacar provecho político de la vacunación ha erosionado la confianza. Esto podría costar vidas, y otros países tentados a hacer política con las vacunas deberían prestar atención. Es mejor dejar la aprobación de medicamentos a los expertos».

Notiespartano/LaNación/TheEconomist

 

Compruebe también

Piñera prorroga el estado de excepción en la Araucanía y Biobío

Piñera prorrogó hasta el 11 de noviembre del estado de excepción que implica la militarización de esta zona