2021 por José Angel Borrego

Feliz año para todos..! Año del Búfalo chino. 2020 fue de la Rata. Muy acertado. Esperemos que este búfalo sea comestible. Y claro, si nos ayudamos, el Búfalo podrá ayudarnos. De lo contrario, no quisiéramos ni pensarlo.

Nuestro problema, más que Maduro, es el mundo político opositor. Excesivas contradicciones. Extremado personalismo. Poco o nada de análisis analítico. Aceptamos que un político mantenga posiciones férreas por creerlas honorables. Y no aupamos declinaciones éticas. Pero tiene que haber la revisión del resultado. No debe insistirse en una gestión imposible.

El grave error de la MUD (qepd) fue entregarle al gobierno la protesta de calle para ir a negociar en República Dominicana. ¿Por qué tan lejos? No supo mascar chicle y andar a un tiempo. Prueba irrefutable de la miopía táctica que se inició el 6 de diciembre del 2015 cuando no se revisó el resultado electoral que había arrojado como mínimo 15 curules más, porque las 2/3 partes que el Psuv mochó con el TSJ eran más que suficientes.

Luego vino el ukase de Henry Ramos Allup decretando salir de Maduro en seis meses y en lo sucesivo error tras error que en nombre de una “solidaridad automática” obviamos, escondemos y hasta criticamos severamente al que lo mencione. Pero quienes cometieron aquellos desaciertos aún se aferran al manejo de asuntos estratégicos con títulos estruendosos y no ven más camino que el que pregona Guaidó: buscar oxígeno exógeno.

En momentos críticos lo unitario es irremplazable pero la Comisión Delegada desestimó el librito y rubricó una fractura más.

El liderazgo opositor no escucha planteamientos ajenos a sus cenáculos; y otras voces que de muy buena fe intervienen en el conflicto tampoco aciertan en cuanto a fórmulas realistas. No hay nuevas ideas. No se apuntan tesis novedosas. No existen cambios esquemáticos. Pura cháchara. Discursos agotados. Malabarismos lingüísticos. Ni una sola proposición de contenido práctico.

Hay formas para revertir el proceso crítico de la nación, negociables con Maduro. Negocio cristalino ganar-ganar. Pero la terquedad y el radicalismo son el ADN de nuestros jerarcas opositores pese a los frustrados intentos por alcanzar alguna ventaja en un tablero que cada día les luce más complejo.

Hemos intercambiado ideas con personajes clave intentando destrabar el juego porque creemos que existe posibilidad de revertir el errático rumbo del gobierno. Léase bien: no postulo tumbar a Maduro (porsia, DGCIM). Nuestra idea muy personal es lograr que Maduro, mientras esté allí, haga algo más que discursos, factible, solo si otros factores reman en la misma dirección. No para apuntalar a Maduro, repito, sólo para salvar al país.

JoséAngelBorrego

Compruebe también

Alguien por allí anda ciego por Morel Rodríguez Ávila

Alguien que anda en malos pasos desde luego luce siempre asustado. Y para darse alguna fuerza, silban cuando rozan la pared del cementerio