Vaticano niega tener conocimiento de 1.800 million $ transferidos a Australia

Por Philip Pullella

CIUDAD DEL VATICANO, 31 dic (Reuters) – El Vaticano y la Iglesia Católica Australiana negaron tener conocimiento de transferencias por valor de 1.800 millones de dólares que, según el organismo de control financiero de Australia, se enviaron desde Roma al país oceánico en los últimos siete años.

«Esa cantidad de dinero y ese número de transferencias no salieron de la Ciudad del Vaticano», dijo el miércoles un alto funcionario de la Santa Sede con conocimiento de las finanzas de la ciudad-estado.

El funcionario, que habló a condición de mantener el anonimato, dijo que el Vaticano buscará detalles de las autoridades australianas sobre el origen y el destino específicos del dinero.

«No es nuestro dinero porque no tenemos esa cantidad de dinero», dijo. «Estoy absolutamente sorprendido».

Las cifras fueron hechas públicas en diciembre por el Centro Australiano de Análisis e Informes de Transacciones (AUSTRAC, por sus siglas en inglés) en respuesta a una pregunta parlamentaria de la senadora Concetta Fierravanti-Wells, y reportadas por primera vez por el periódico The Australian. Se trata de unas 47.000 transferencias separadas, según AUSTRAC.

El arzobispo Mark Coleridge de Brisbane dijo a Reuters que la Iglesia australiana no estaba al tanto de tales transferencias: «Puedo asegurarles que ninguna diócesis u otra entidad de la Iglesia vio nada del dinero».

Fierravanti-Wells había preguntado qué fondos se habían transferido a Australia «desde el Vaticano o cualquiera de sus entidades, o personas asociadas con el Vaticano o entidades del Vaticano» desde 2014.

El funcionario en Roma dijo que el Vaticano tiene unas 100 entidades legales, incluidos hospitales y similares, «pero no tienen esa cantidad de dinero».

(Reporte adicional de Sonali Paul en Melbourne; editado en español por Carlos Serrano)

tagreuters.com2020binary_LYNXMPEGBU0HZ-BASEIMAGE

Compruebe también

EEUU rechaza nueva colonización israelí en Cisjordania

EEUU alzó por primera vez la voz ante Israel al criticar "firmemente" el anuncio de la construcción de 1.000 nuevas viviendas en Cisjordania