2020…muérete que chao..! por José Angel Borrego

Hay una pieza musical, creo que de Billo Frómeta, que dice “Ay yo no olvido al año viejo porque me a traído cosas muy buenas…”. Créelo 2020, eso no es contigo. Eso fue antes, muy antes, porque si algo quisiéramos borrar de la memoria es lo accidentado, trágico, pavoso, inacabable y tortuoso que resultaron todos y cada uno de tus 12 meses. Pa´cogé palco…

La cosa venía empeorando desde hace siete años, o mejor, haciéndose crítica, porque el palo abajo se inició antes. Aún vivo el señor Chávez. Pero Chávez tenía cierta magia, hacía chirriar la chequera petrolera para sacar un conejo de la chistera y engatusar al pueblo. Su pupilo no aprendió trucos que salvaran la honrilla, y cada año, desde hace siete, rompe el record impuesto el año anterior como el peor de su gestión. De tal forma que no tenemos de otra que despedir al 2020 con un sonoro “muérete que chao..!” y no se te ocurra asomar de nuevo tus narices por Venezuela. Y como decía Luis Herrera “a ponerse las alpargatas que lo que viene es joropó”.

Sin exageración alguna, cuando Maduro anunció que el 2021 sería “el año de la recuperación económica” no nos dimos por enterados. Esa ha sido la amenaza decembrina del último septenio. Pero al oír que el hombre dice que ha estado preparando recetas para ese prodigio de la economía que resultará el año que llega en pocas horas nos entró una tembladera incontenible. Cuando Maduro agarra el micrófono y encadena al país (o eso cree) para iluminarnos con fórmulas mágicas que encarrilarán al país por vías de progreso, desarrollo, productividad y todos los sinónimos de estos vocablos, todo el que conoce lo más elemental de Macro-Economía y yerbas similares, o se carcajea, o tiembla también. Porque inexorablemente los chisporreteos de la imaginación de Maduro electrocutan a cualquier esquema matemático, devalúan más al pobre bolívar y por ende se encarece el dólar y con él multiplican sus precios todos los rubros que se comercializan, se dispara la inflación y los venezolanos bajamos un escalón más de toda expectativa por mejorar.

De manera que rogamos a los amigos chavistas que tienen acceso a Maduro, que por favor lo aquieten. Un poco de valeriana le vendría bien. O como sugeriría Aristóbulo, una lumpia pero con piquete al revés.

Despedimos al 2020 esta noche con el poema de Andrés Eloy Blanco “Las 12 uvas del tiempo” para que se vaya de raíz y no deje atrás vestigios retoñables que repliquen en nuestra nación como cualquier terremoto con más de 6 puntos en la escala de Richter.  

A nuestros amigos y los amigos de sus amigos, feliz 2021 pero de verdad-verdad.

JoséAngelBorrego

Compruebe también

Cincinato por Ángel Ciro Guerrero

Cincinato destacó por demócrata, por culto, inteligente y probado gobernante para quien la paz estuvo siempre de primera