Descenso de rendimientos bonos del Tesoro EEUU en 2020 abre paso a lento repunte en 2021

Por Saqib Iqbal Ahmed y Ira Iosebashvili

NUEVA YORK, 30 dic (Reuters) – El mercado de bonos del Tesoro de Estados Unidos tuvo un viaje accidentado en 2020, con descensos a mínimos históricos de los rendimientos en la primera parte del año antes de un repunte parcial en el segundo semestre, y los inversores esperan que los retornos suban, cuando el calendario se acerca a 2021.

Las expectativas de que una vacuna contra el COVID-19 estimule un repunte económico en 2021 ha alejado a algunos inversores de los bonos del Tesoro y de otros activos considerados seguros en los últimos meses y contribuyendo a un alza de los rendimientos -que se mueven inversamente a los precios de los bonos- a cerca de sus máximos posteriores a la pandemia de menos del 1%. Aún así, están bastante por debajo de los niveles de inicio de año, cuando el papel a 10 años ofrecía cerca de un 2%.

La caída posterior de los rendimientos durante la pandemia, empujada por el apoyo sin precedentes de la Reserva Federal, tuvo repercusiones de amplio alcance: obligó a los inversores a reconsiderar el papel de los bonos como cobertura contra los giros bursátiles y llevó a una lucha por el rendimiento en los mercados. Los precios del oro, que a menudo tiene dificultades para competir con las inversiones rentables, han subido un 24% en lo que va de 2020, su mejor año en una década.

«La renovada búsqueda de rendimiento significa que los inversores deben analizar el papel de (…) los bonos en las carteras», escribieron analistas de UBS en un informe.

Pocos inversores creen que en el corto plazo los rendimientos de los bonos del Tesoro vayan a volver a los niveles previos a la pandemia. La mediana de los pronóstico en un sondeo de Reuters sobre dónde se ubicarán los rendimientos de los bonos del Tesoro en 12 meses fue del 1,2%.

Entre los factores que podrían influir en los rendimientos se encuentran la rapidez con la que se puedan implementar las vacunas en Estados Unidos y los resultados de la segunda vuelta del Senado de Georgia del 5 de enero, que podrían ceder el control de la cámara alta a los demócratas.

Sin embargo, si la historia sirve de guía, los rendimientos podrían terminar considerablemente por debajo de los pronósticos actuales: las proyecciones de los analistas han tendido a sobreestimar dónde estarán los rendimientos dentro de un año.

Un catalizador de un repunte en los rendimientos de los bonos a más largo plazo podría ser un aumento potencial de la inflación en Estados Unidos, factor que podría hacer que los inversores vendan bonos a más largo plazo, ya que la inflación erosiona su valor con el tiempo.

Aunque la inflación en la última década ha promediado consistentemente menos que el objetivo del 2% establecido por la Fed, billones de dólares en gastos gubernamentales y la promesa del banco central de permitir períodos de precios al consumidor más altos han revivido las conjeturas sobre su retorno.

Una medición que sigue la tasa de inflación promedio esperada durante un período de cinco años es de 2,02%, un máximo desde mayo de 2019. El más reciente sondeo de BofA Global Research, en tanto, mostró que los administradores de fondos ven una aceleración de la inflación como el segundo «riesgo de cola» más importante para el mercado.

La demanda de los bonos protegidos contra la inflación ha aumentado. El rendimiento de los TIPS a 10 años está cerca de un -1%.

Analistas de Deutsche Bank dijeron en una nota a principios de diciembre que debería haber un apetito saludable por más bonos del Tesoro el próximo año, si la Fed mantiene su apoyo. Deutsche espera una emisión neta de cupones para 2021 de 2,7 billones de dólares; con la Fed continuando las compras a su tasa actual, eso significa que el sector privado necesita absorber 1,7 billones de dólares.

Aún así, la oferta/demanda de bonos del Tesoro podría volverse «más desequilibrada» en 2021, dijo Bank of America en una nota del 11 de diciembre, y se espera que la oferta alcance niveles récord.

Los inversores también vigilan de cerca si la Fed reconfigurará sus compras de bonos para limitar un posible aumento de los rendimientos de los papeles de largo plazo.

Las expectativas de un aumento de los retornos a largo plazo se han reflejado en el diferencial entre los rendimientos de los bonos a 2 y 10 años, la medida más común de la curva de rendimientos, que se ha ampliado en casi 12 puntos básicos sólo en diciembre. Los especuladores tienen una posición bajista considerable en los bonos del Tesoro a más largo plazo en el mercado de futuros.

Por su parte, la Fed ha dado pocos indicios de que esté lista para ajustar su combinación de compra de bonos. El presidente de la institución, Jerome Powell, dijo a principios de este mes que, por el momento, la compra de deuda a más largo plazo no era «una prioridad en nuestra lista de posibilidades».

<^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

GRÁFICO (en inglés): Descenso en rentabilidad deuda 10 años https://tmsnrt.rs/3ovsilA

GRÁFICO (en inglés):Mirando la bola de cristal de los rendimientos de la deuda estadounidense https://tmsnrt.rs/33Tqr2d

GRÁFICO (en inglés): Tasa de inflación promedio esperada en período de 5 años a partir de 5 años desde la actualidad https://tmsnrt.rs/37OPnsL

GRÁFICO (en inglés): Hoja de balance de la Fed https://tmsnrt.rs/34SJhH3

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^>

(Reporte de Saqib Iqbal Ahmed e Ira Iosebashvili; Editado en español por Janisse Huambachano)

tagreuters.com2020binary_LYNXMPEGBT0Z2-BASEIMAGE

Compruebe también

FOREX-El dólar arranca la semana con fuerza y se centra en los datos de empleo

Por Hideyuki Sano TOKIO, 28 jun (Reuters) – El dólar se mantenía firme el lunes, …