Petróleo venezolano seguirá siendo una gota de agua en el océano

Las perspectivas del sector petrolero en Venezuela no apuntan hacia una recuperación, aún cuando se cree que la administración del demócrata Joe Biden relaje algunos elementos de las políticas de sanciones, sobre todo para facilitar suministros humanitarios.

De acuerdo con la firma S&P Global Platts, la producción petrolera venezolana debe haber descendido a un promedio de 275.000 barriles por día en noviembre y diciembre. Los factores estructurales que detonan la crisis del sector en el país no se modificarían, por lo que la analista cree que 2021 puede cerrar con un nivel de extracción similar al observado en los últimos meses de 2020.

El pronóstico se basa en que «la compañía petrolera estatal, Pdvsa, necesitará mucho más tiempo y recursos financieros para traer de vuelta a su fuerza de trabajo y poner en marcha gran parte de su infraestructura, de nuevo».

La empresa estadounidense observa que «la producción de crudo de Venezuela se ha desplomado de casi 2,5 millones de barriles diarios hace cinco años a sólo 320.000 barriles diarios en octubre, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos. Ese es el nivel más bajo desde que la EIA comenzó a registrar la producción en 1973«.

Hay otros pronósticos más benignos en comparación, los cuales sitúan las expectativas de producción petrolera en promedios que van entre 350.000 y 380.000 barriles por día en el primer semestre, con potencial de mejorar en la segunda mitad del año; no obstante, la data real sobre la situación de la infraestructura de extracción y refinación se desconoce en gran parte, y los analistas tienden, razonablemente, a estimar que está peor de lo que parece, que ya es bastante malo.

El reporte del S&P Global Platts explica que «el enfoque principal para el 2021 es cómo gestionar crisis de la demanda de crudo generada por la COVID-19 y la rapidez con la que las vacunas pueden ayudar a salir de los bloqueos económicos que han aumentado… en gran parte de América del Norte y Europa, dijo Tristan Abbey, presidente de Comarus Analytics y asesor del Comité del Senado de EE.UU. sobre Energía y Recursos Naturales».

«El pronóstico para los mercados petroleros mundiales es el mantenimiento del vigente status quo para al menos la primera mitad de 2021. Los barriles iraníes y venezolanos son gotas de agua en el océano«, dijo Abbey. «En términos de importancia, las vacunas superan a Venezuela, la inmunidad supera a Irán, y la medicina moderna supera a Maduro y a los mulás».

La analista estadounidense estima que las sanciones impuestas al régimen iraní podrían eventualmente verse aliviadas hacia finales de 2021, lo que permite proyectar que la nación islámica podría incrementar su producción en 100.000 barriles por día (bpd) en 2021 y agregar otros 750.000 bpd en 2022.

Los pronósticos actuales de S&P Global Platts apuntan a un crecimiento de la demanda de hidrocarburos de 6,3 millones de barriles diarios, «pero lo más importante es que la demanda seguirá siendo, en promedio, 2,4 millones de b/d por debajo de los niveles de 2019«.

Compruebe también

Nivel de desocupación en centros comerciales ha disminuido

La directora de la Cámara Venezolana de Centros Comerciales, Comerciantes y Afines (Cavececo), Claudia Itriago, …