Populosa capital mexicana vuelve a cuarentena tras alza de casos de coronavirus

Por Diego Oré y Raul Cortes

CIUDAD DE MÉXICO, 18 dic (Reuters) – La zona metropolitana del valle de México, que engloba a la capital del país y al contiguo Estado de México, volverá el fin de semana a una cuarentena estricta tras el incremento de contagios y hospitalizaciones por coronavirus, dijo el viernes el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Entre otras cosas, la medida incluye la suspensión de las actividades consideradas no esenciales desde el sábado hasta el 10 de enero en la zona, hogar de más de 23 millones de personas.

Desde hace varias semanas, el número de contagios y hospitalizaciones en la capital mexicana, donde el 75% de las camas en hospitales destinadas a atender enfermos de COVID-19 están ocupadas, han ido en aumento.

«La inercia que tiene la epidemia requiere esfuerzos adicionales y hemos llegado a la conclusión de que se requieren medidas extraordinarias (…) para lograr que, durante las siguientes tres semanas, se reduzcan los contagios, las hospitalizaciones y las muertes», explicó López-Gatell.

Con casi 117,000 fallecidos, México ocupa el cuarto lugar en el mundo con más muertes asociadas al COVID-19. De ellas, la zona metropolitana del valle de México acumula casi el 30%.

Esta semana, una encuesta oficial reveló que un cuarto de la población del país -31 millones de personas- habría contraído el coronavirus.

«Tendremos una suspensión temporal de ciertas actividades económicas que contribuyen importantemente a la movilidad y la congregación de las personas», agregó la autoridad, la cara más visible de la estrategia oficial para enfrentar la pandemia.

México ha sido uno de los pocos países de América que no impuso cuarentenas obligatorias a sus ciudadanos durante la primera ola de la pandemia en la región. La explicación oficial se basó en el enorme porcentaje de los mexicanos que viven de la economía informal. A pesar de ello, el virus dejó una estela de desempleo y agravó la recesión económica.

SEMÁFORO ROJO

En junio, las autoridades mexicanas pusieron fin a dos meses de confinamiento, con un programa gradual de reapertura de actividades a través de un sistema de monitoreo epidemiológico por semáforo. Tras los anuncios del viernes, Ciudad de México y el Estado de México vuelven al color rojo, de máximo riesgo.

Como parte de las medidas, los restaurantes sólo podrán tomar pedidos para llevar y para entrega a domicilio. Los sectores de energía, transporte, manufactura, salud, servicios funerarios, construcción, financiero y de telecomunicaciones seguirán funcionando aunque con restricciones.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) lamentó que sus agremiados no hayan sido advertidos de las decisiones gubernamentales.

«La industria restaurantera lamenta y ve con profunda preocupación el nuevo cierre de actividades del sector en el Valle de México, limitándolo sólo a las entregas a domicilio», dijo Canirac en un comunicado. «Esto provocará una crisis irreversible, impactando la economía de miles de familias».

El gremio estimó que, tras la suspensión y sin medidas de apoyo, a fines del año podrían cerrar en todo México 122,000 restaurantes y perderse 450,000 empleos. Sólo en el valle de México, aseguraron, quebraron 13,500 establecimientos en 2020.

La alcaldesa de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y su homólogo del Estado de México, Alfredo Del Mazo, pidieron a la población de ambas demarcaciones que eviten salir de sus casas y, en esta época decembrina, pospongan los festejos.

Unos días atrás, el propio presidente Andrés Manuel López Obrador había invitado a los capitalinos a no salir de sus casas a visitar a familiares o comprar regalos, y la alcaldesa anunció la reducción al mínimo de la operación del sector público y el regreso al trabajo remoto en las empresas.

«De verdad quisiéramos no estar viviendo esta situación, pero es algo que se está dando en muchísimas ciudades del mundo, la complicación del invierno, las temperaturas y el que vivimos en una zona de altísima densidad poblacional y con mucha movilidad», dijo Sheinbaum, aliada del presidente López Obrador.

(Reporte de Diego Oré y Raúl Cortés; Reporte adicional de Sharay Angulo)

Compruebe también

Duque y Bolsonaro se comprometen a defender la Amazonia

Duque y Bolsonaro afirmaron que sus países llegarán a la próxima cumbre de la ONU "unidos" en defensa de la Amazonia.