BCV inyectó divisas a las mesas cambiarias para contener al dólar

Imagen de archivo de una trabajadora de una casa de cambio enseñando billetes de 100 dólares en Manila, Filipinas.

El Banco Central de Venezuela intervino este 15 de diciembre en las mesas cambiarias de la banca con una inyección de divisas en efectivo que cobró a las instituciones financieras a una tasa en euros de 1.337.263,41 bolívares, lo que permitió contener la tendencia alcista del dólar que cerró en 1.087.525,53 bolívares, un descenso de 1,44% en comparación con la jornada del viernes pasado.

Sin embargo, las cotizaciones para la venta de divisas en el mercado oficial mostraron una mayor resistencia a la baja, en comparación con los precios inmediatamente anteriores.

El dólar oficial cerró este martes con un promedio superior al reportado en el mercado paralelo. De hecho, el valor reportado por el BCV superó en 36.971,18 bolívares a la cotización informal más utilizada como referencia.

Esta política de marcación «hombre a hombre», mediante la cual el BCV fuerza una mayor apreciación del tipo de cambio busca forzar a los agentes económicos a migrar a la tasa bancaria para referir los precios, una medida que se complementa con las inspecciones constantes de la Superintendencia Nacional de Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde).

Obviamente, esta alineación no resulta efectiva como estrategia antiinflacionaria, si esta es realmente la intención.

Casi todos los precios para la venta de dólares en los bancos -al menos los reportados por el BCV- se ubicaron sobre 1.100.000 bolívares, agregando enteros al diferencial con el paralelo, a excepción del Banco Venezolano de Crédito que ofreció sus divisas estadounidenses a un valor de 1.089.054,36 bolívares, y el Banco Mercantil, que cotizó a 1.066.744,76 bolívares.

Hay que destacar los precios de BBVA Banco Provincial (Bs.120.000), Banco Nacional de Crédito (Bs.1.113.350,61), Banco Exterior (Bs.110.384,32), y el grupo de instituciones con menor volumen de operaciones (Bs.1.103.121,91).

La política de intervención cambiaria, que se agudizó con 11 inyecciones de divisas en noviembre, fue derrotada claramente por las presiones alcistas; sin embargo, parece que la voluntad del ente emisor es mantener un ritmo más constante con esta práctica, ahora que parecen reactivarse las estrategias para imponer el uso del bolívar.

En lo que va de diciembre, el BCV ha inyectado divisas en dos ocasiones a la banca y se espera, sin que llegue al volumen de actuación de noviembre, que haya al menos tres o cuatro inyecciones adicionales en lo que resta del último mes del año.

La demanda de divisas se mantiene constante como elemento de presión sobre los precios, mientras la emisión de liquidez monetaria se ralentizó moderadamente en la primera semana de diciembre; sin embargo, el total del circulante llegó a 420,9 billones de bolívares.

Notiespartano/Banca y Negocios

Compruebe también

Oliveros: Banca, manufactura y construcción tendrán problemas para crecer en 2022

Asdrúbal Oliveros, economista y director de Ecoanalítica, señaló que los empleados públicos y pensionados “no …