El mejor panorama económico por las vacunas pondrá a prueba el nuevo enfoque de la Fed

Por Ann Saphir

15 dic (Reuters) – Si el 2020 fue el año en que la Reserva Federal revisó su libreto para apoyar la economía de Estados Unidos, el 2021 será aquel en que su nuevo enfoque será puesto a prueba, en caso de que una vacuna contra el coronavirus traiga el impulso que muchos analistas esperan.

En su última reunión política monetaria del año, esta semana, se espera que el banco central de Estados Unidos mantenga su tasa de interés clave cerca de cero y que indique que permanecerá allí durante los próximos años; muchos analistas también aguardan una nueva señal sobre por cuánto tiempo la Reserva Federal mantendrá sus enormes compras de bonos.

La política monetaria superlaxa forma parte de una estrategia de largo plazo que la Reserva Federal adoptó en agosto para ayudarle a navegar en un mundo de tasas de interés persistentemente bajas, lo que limita las opciones del banco central para luchar contra las recesiones y dificulta el logro de su objetivo de una inflación del 2%.

La idea es contrarrestar cualquier carga que presione los precios a la baja, dejando que la economía funcione mejor que en el pasado. La Fed ahora planea mantener las tasas cerca de cero hasta que la economía alcance el pleno empleo y la inflación llegue al 2% y esté en camino de superarlo.

El refuerzo de esa audaz promesa esta semana no parecerá fuera de lugar en medio del alarmante aumento de los casos y muertes de COVID-19 en Estados Unidos, que amenaza con detener una reactivación aún insuficiente. El mercado laboral ha recuperado sólo la mitad de los 22 millones de empleos perdidos desde que comenzó la pandemia.

Pero el próximo año, cuando se espera que el despliegue total de las nuevas vacunas contra el coronavirus haga que sea más seguro salir a cenar, viajar y reanudar otras actividades suspendidas durante la crisis, pondrá a prueba el nuevo marco de la Reserva Federal.

Se espera que el crecimiento económico se recupere, y con él el empleo, visiones que probablemente se reflejen en las nuevas proyecciones económicas que el miércoles publicará la Reserva Federal cuando concluya su reunión de dos días.

Pero el llamado «diagrama de puntos» de las expectativas de las tasas de interés del banco central, incluido en esas proyecciones, probablemente mostrará que la mayoría de las autoridades todavía ven las tasas en cero hasta 2023.

Eso es consistente con el nuevo marco si la economía no ha logrado una inflación sostenida del 2% para entonces.

Pero Aneta Markowska, economista financiera jefe de Jefferies, dijo que «sería bueno (para la Reserva Federal) demostrar lo que sucede con la función de reacción después de que la inflación alcance el 2%».

«JUGANDO EN EL LARGO PLAZO»

La primera oportunidad podría llegar en la primavera boreal.

Un fuerte aumento de la demanda, ya que las inoculaciones de COVID-19 permiten que se reabra la economía, podría empujar la inflación por encima del objetivo del 2% de la Reserva Federal, al menos por un tiempo, dice Andrew Hunter, economista senior de Estados Unidos en Capital Economics.

En ese momento, «la Reserva Federal podría tener que tomar medidas un poco más claras para enfatizar en que no van a aumentar las tasas», dijo Hunter.

O, como lo ha explicado el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, Reserva Federal tendrá que demostrar que está «comprometida a ganar», qué significa exactamente, dependerá de las circunstancias.

Si las tasas de interés de largo plazo en los mercados suben un poco para reflejar las expectativas de un mayor crecimiento, la Reserva Federal probablemente no cambiaría de rumbo.

El problema, dijo el economista principal de AllianceBernstein, Eric Winograd, es que «el mercado puede verse tentado a mirar un repunte cíclico (…) y concluir que la Reserva Federal responderá como siempre lo ha hecho, comenzando a endurecer».

Si los operadores empiezan subir las tasas por anticipado, la Reserva Federal tendría que reaccionar, ya sea corrigiendo verbalmente la percepción errónea del mercado o, si fuera necesario, ajustando su programa de compra de bonos para reducir aún más los costos de los préstamos a largo plazo mediante la compra de valores con vencimientos mayores.

Si la Fed emite nuevas directrices sobre su programa de compra de activos esta semana, puede que tenga que dejar la puerta abierta para hacer exactamente eso, en parte como un seguro contra cualquier reacción exagerada del mercado a una mejora de las perspectivas económicas el próximo año.

«La Reserva Federal está jugando a largo plazo», dijo Winograd.

(Reporte de Ann Saphir; Editado en español por Javier López de Lérida)

Compruebe también

FOREX-El dólar arranca la semana con fuerza y se centra en los datos de empleo

Por Hideyuki Sano TOKIO, 28 jun (Reuters) – El dólar se mantenía firme el lunes, …