Morel en la arena, por José Angel Borrego

El diccionario de Morel no incluye el enchinchorramiento. Morel jamás se ha puesto pantuflas ni anda empijamado. Y tampoco pierde contacto con el pueblo que lo hizo el Gran Líder de Nueva Esparta. El nombre de Morel es sinónimo de amistad, popularidad y liderazgo. Por ello no nos asombró su decisión de calentar la arena del pugilato político inscribiéndose para optar una vez más a la gobernación de su estado, pese a que el gobernador actual no tiene ADN chavista.

¿Significa que habrá dos candidatos opositores contra uno oficialista? No. La lectura no es tan simple. Habrá un candidato por lado, cierto. Por la oposición contradictoria en sí misma repetirá Alfredo Díaz aunque los partidos que lo eligieron institucionalmente no participen por estar confiscados por el CNE y abjurar de toda elección convocada por Maduro. Además, si AD retornara a las manos de Henry Ramos tampoco lo apoyará (confirmado) por conflictos casi personales de Alfredo contra dirigentes afectos a Ramos Allup.

Habrá un candidato por el oficialismo (Psuv y aliados) que podría no ser Dante Rivas porque Alfredo lo agarró para sopa y lo ha zurrado dos veces. Se cuece en Palacio que la FANB pide esa plaza para un general activo o un almirante.

Y la Tercera Vía la encarna Morel a base del Capital Político propio y gente de todos los partidos, oficialistas y opositores, molestos con sus jefes políticos locales y por el accionar del Gobierno nacional que acredita excesiva carga negativa.

Las realidades de Alfredo y su contendor del Psuv, en especial si se tratara de Dante Rivas, presentan notorias debilidades. El elector chavista, por discreción conveniente más que por lealtad, solapa su intención de voto. El adeco, la mayor base natural de Alfredo, exterioriza a viva voz inconformidad con el partido y con Alfredo. En ambos sectores Morel pesca con su red de veteranía política que le traduce y multiplica votos.

Hemos consultado vía telefónica con no menos de 20 personas amigas de Margarita (11 dams), adecos, ex y electores de Alfredo inclinados ahora con Morel. Justifican su deserción del Alfredismo. Prefieren a Morel y lo razonan. Creen que Morel dispondría de mejor acceso al alto gobierno por su esencia de conciliador y de buen negociante. Y por tratarse de gente con criterio que influye en familiares, amigos y relacionados, ese factor multiplicador, aprovechado con filigrana, resultará clave en el éxito de esta nueva participación de Morel.

Es temprano aún, y Morel lo sabe. Olisquea humores de diversos guisos. Ignoramos si alguno de los tres dispone de Estrategia Política Ortodoxa para este trance. Aquél que la diseñe será el triunfador de este torneo.

JoséAngelBorrego

Compruebe también

Alguien por allí anda ciego por Morel Rodríguez Ávila

Alguien que anda en malos pasos desde luego luce siempre asustado. Y para darse alguna fuerza, silban cuando rozan la pared del cementerio