Trump anuncia inicio de vacunación contra covid-19 luego de aprobación de FDA

El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, anunció este viernes que la vacuna de Pfizer ha empezado a distribuirse por el país y que la primera dosis se administrará en las próximas 24 horas.

“A través de nuestra alianza con Fedex y UPS, ya hemos empezado a enviar la vacuna a cada estado y código postal del país; la primera vacuna será administrada en menos de 24 horas”, anunció Trump en un discurso desde el Despacho Oval.


Trump hizo este anuncio minutos después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés), el ente que regula la comercialización de fármacos, autorizase el uso de la vacuna contra la covid-19 de la farmacéutica estadounidense Pfizer.

Esta autorización de emergencia (un trámite excepcional previo a la aprobación) fue firmada por la FDA este viernes por la noche, horas después de que la Casa Blanca advirtiese al director de la agencia, Stephen Hahn, que podía preparar su dimisión si no la tramitaba hoy mismo.

En su discurso, Trump explicó que “los gobernadores deciden a dónde van a ir las vacunas en sus estados y quién las recibirá primero”.

“Queremos -añadió- que nuestros ancianos, a los trabajadores de la salud y de emergencias sean los primeros. Eso reducirá rápida y dramáticamente las muertes y hospitalizaciones”.

“Cuando el virus de China invadió nuestras costas, prometí que produciríamos una vacuna en tiempo récord antes de fin de año, dijeron que no se podía hacer, pero con el anuncio de hoy hemos logrado ese objetivo”, sostuvo.

Las vacunas que Trump anunció se están distribuyendo por el país forman parte del primer lote con 2,9 millones de dosis que los funcionarios a cargo de la operación de reparto aseguraron que podían enviarse en las primeras 24 horas tras la autorización.

Notiespartano/Contrapunto

Compruebe también

Presidente tunecino cesa al primer ministro y suspende el Parlamento

Presidente tunecino Kais Said, anunció por sorpresa el cese del primer Ministro, Hichem Mechichi, y la suspensión del Parlamento