ABC: El primer año de Alberto Fernández en Argentina, a imagen y semejanza de Pedro Sánchez

La Argentina del último año es la Argentina de la pandemia, de una crisis mayor a la heredada, de aumento de pobreza (supera el 40 por ciento), de más inflación (ronda el 50 por ciento), de menor respeto a las instituciones, de renegociaciones a medias, de la deuda y de desconcierto total en el poder. Y, del dólar, su verdadera moneda, que se ha instalado en las nubes.

La pregunta con la que el 10 de diciembre de 2019 inauguró su Gobierno el presidente Alberto Fernández sigue teniendo diferentes respuestas. ¿Quién manda en Argentina? A la sombra de su vicepresidenta, Cristina Fernández, el jefe del Ejecutivo no logra imponer un liderazgo sólido y unívoco. «Hay dudas sobre si se debe a su debilidad de personalidad o a la supervisión cercana de Cristina Fernández de todas sus acciones en materia política. Las hipótesis, no son excluyentes», observa en su informe semanal la consultora Infomedia-Starkelabs.

La gestión del Covid-19 en la Casa Rosada se parece mucho a la de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en La Moncloa. No es casual que ambos países sean, de entre 46 seleccionados por la OCDE, los que vayan a sufrir la mayor recesión del planeta. La hoja de ruta de ambos gobiernos «progresistas» es el reflejo recurrente de dos espejos enfrentados.

Pasos parecidos

El 3 de marzo el ministro de Salud, Ginés González García, aseguraba que el Covid no cruzaría el Atlántico hasta Argentina, un par de semanas más tarde el país declaraba uno de los confinamientos más extensos del mundo. Hoy, oficialmente, son más de 40.000 los muertos. Sólo Fernando Simón se equivocó tanto.

La persecución a los medios de comunicación y el control cuasi policial de las redes no tardó en hacerse más visible de lo que ya era. El «ciberpatrullaje» para recortar la libertad de expresión de ciudadanos y periodistas se tradujo en el Observatorio NODIO. Las protestas de la prensa cayeron en saco roto. Según la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, la idea es «conocer el humor social». En España la Guardia Civil fue más específica y, antes de que el Gobierno de Sanchez anunciara su plan, justificaba la iniciativa por ser «susceptibles de provocar estrés social y desafección a instituciones del Gobierno».

Lee más Aquí

 

Notiespartano/ABC

Compruebe también

La CIDH recomendó a Colombia seguir dialogando tras visitar el país

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, finalizó este jueves 10 de junio su visita …