El BCE revelará el jueves otro paquete de estímulo

Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa

FRÁNCFORT, 10 dic (Reuters) – El Banco Central Europeo dará a conocer el jueves nuevas medidas de estímulo para apuntalar una eurozona golpeada por la recesión el tiempo suficiente para dar tiempo al despliegue de una vacuna contra el coronavirus y a la recuperación económica.

Ya conocida la promesa de nuevas medidas de apoyo, sólo permanecen en el aire los detalles del paquete de estímulo. Pero su resultado final es predecible: los costes de los préstamos se mantendrán cerca de cero durante años para que los Estados y las empresas puedan salir de la mayor recesión desde que hay registros.

El reto del BCE será equilibrar una creciente lista de riesgos a corto plazo con la mejora de las perspectivas a largo plazo, con un anuncio lo suficientemente potente pero que carezca del efecto de «conmoción y pavor» de las anteriores medidas anticrisis.

«Con las noticias positivas sobre el desarrollo de vacunas, Europa está empezando a ver la luz al final del túnel», dijo Oxford Economics en una nota. «Sin embargo, la perspectiva a corto plazo sigue siendo extremadamente desafiante, con la probabilidad de que el PIB de la zona euro se contraiga en el cuarto trimestre».

Por ahora, el bloque del euro de 19 países se enfrenta a un triple impacto: el de la persistente segunda ola del coronavirus, el de la perspectiva de un Brexit duro y el de una situación de estancamiento político en relación con el fondo de recuperación de la pandemia de la Unión Europea de 750.000 millones de euros (908.000 millones de dólares).

Pero los tres se consideran impactos temporales, con la probabilidad de que los conflictos políticos se resuelvan y la pandemia remita para la primavera, dejando al BCE la tarea de sostener el bloque durante un invierno difícil.

Además, la economía se recuperó sorprendentemente rápido después de la primera ola de confinamientos por el coronavirus, lo que apunta a una mayor resistencia que la que sugieren los modelos económicos. Así pues, las nuevas proyecciones del BCE podrían apuntar a un menor crecimiento en 2021 pero a mejores perspectivas en 2022, dejando apenas cambiada la trayectoria de crecimiento general.

MÁS DE LO MISMO

En las semanas previas a la reunión del jueves, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha dejado claro que un mayor Programa de Compras de Emergencia frente a la Pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) y más préstamos avalados a largo plazo para los bancos formarán la columna vertebral de sus medidas de política monetaria, incluso con la posibilidad de otras medidas.

Los economistas encuestados por Reuters esperan que el PEPP de 1,35 billones de euros se amplíe por lo menos en 500.000 millones de euros y que su duración se extienda en seis meses hasta finales de 2022, con la perspectiva de que los riesgos extiendan su alcance y duración.

Los miembros del consejo de gobierno del banco Philip Lane e Isabel Schnabel han ofrecido más pistas, ambos argumentando que el trabajo del BCE es mantener los costes de los costes de endeudamiento en sus niveles actuales por más tiempo, en lugar de reducirlos más.

La anémica inflación también justificará la idea de mantener bajos los costes por más tiempo y las nuevas proyecciones del BCE mostrarán un crecimiento de los precios muy por debajo del objetivo cercano al 2% del banco incluso en 2023, el undécimo año consecutivo en que no se alcanzaría la meta del organismo.

«Las herramientas del BCE pueden ser más eficaces para calmar los mercados en situaciones de crisis y mantener las condiciones financieras ultralaxas a través de una postura de ‘bajos costes por mucho tiempo'», dijo el economista de JPMorgan Greg Fuzesi. «Pero, aunque la política monetaria ya está haciendo mucho, parece más constreñida a la hora tratar de dar a la economía un empujón extra para impulsar la inflación más cerca del objetivo».

Los responsables de fijar los tipos de interés han dejado claro, sin embargo, que depende de los Estados contener la pandemia y que el trabajo del BCE es simplemente lograr que la financiación sea barata.

«Nuestro primer objetivo debe ser asegurarnos de que estas condiciones de financiación sigan siendo muy favorables para todos durante todo el tiempo que sea necesario», dijo recientemente el gobernador del banco central francés, François Villeroy de Galhau.

Esos comentarios parecen descartar cambios de rumbo en la política monetaria y sugieren que el BCE se apegará a herramientas ya aplicadas y de eficacia probada.

Entre ellas se encuentra la liquidez a largo plazo para los bancos y es probable que el BCE programe más subastas y posiblemente extienda el período en el que se aplica su tipo de préstamo negativo del 1%.

El BCE también podría considerar la posibilidad de dar a los bancos una mayor exención para el tipo de depósito negativo e incluso podría ampliar su Programa de Compra de Activos, pero un recorte de los tipos de interés se considera muy poco probable.

El BCE anunciará su decisión sobre política monetaria a las 1245 GMT, seguida de la conferencia de prensa de Lagarde a las 1330 GMT.

(1 dólar = 0,8263 euros)

(Información de Balazs Koranyi; editado por Catherine Evans; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)

Compruebe también

Venezuela Afganistán y otras crisis marcan jornada en Asamblea de la ONU

Afganistán Yemen Libia centraron la actividad en la Asamblea General de la ONU, donde Maduro exigió el levantamiento de las sanciones