¿Por qué la timidez puede ser usada para seducir?

En el mundo de la seducción no solo tienen éxito quienes hablan de más, suelen mostrarse interesantes o dominan el lenguaje corporal. Aunque parezca extraño, las personas tímidas son capaces de revolucionar las estrategias de conquista. Según explica el sexólogo Ezequiel López Peralta, la timidez es un gran atractivo. “Las personas tímidas tienen normalmente un potencial oculto. Un deseo de ser de determinada manera. Dicen: ‘A mí me gustaría ser desinhibido, expresivo, afectuoso y sexy’. Muchas veces cuando logran sentirse cómodos con alguien y se conectan, hacen ese cambio y terminan expresando todo eso”, dice. En su más reciente libro titulado ‘El Placer de Seducir’, que escribió con la ayuda de sus seguidores y contiene un sinnúmero de testimonios, el sexólogo dedica el capítulo: ‘Cuando la timidez es ganadora’. Allí asegura que: “El retraimiento evidente, sin camuflaje, también puede ser un atractivo. Suele asociarse con ternura, dulzura, tranquilidad, pensando en una relación pacífica sin sobresaltos”.

Otro punto a favor de la timidez es la sexualidad. López comenta que en las personas tímidas sorprenden mucho sexualmente. “Que una persona muy sexy te de vuelta en la cama no te sorprende. Pero que una persona tímida te de vuelta en la cama y haga cosas que no te esperas eso termina siendo muy atractivo”, dice. Para ver el lado positivo de la timidez es importante aceptar esta condición, ver el lado positivo y trabajar en los miedos irracionales. Por ejemplo, a ser rechazado, hacer el ridículo o a decir una estupidez. “Cada miedo se puede manejar. El miedo al rechazo es el más común y muchos se derivan de allí. Pero ¿Qué es el rechazo? ¿No gustarle a alguien? Hay que tener claro que el rechazo es un concepto muy subjetivo. A uno no le gusta todo el mundo o no le puedes caer bien a todo el mundo”.

Según el sexólogo, el juego de la seducción varía según las intenciones que se tengan. Por ejemplo, para  tener sexo con alguien la seducción más física. “Se usan más las herramientas como la mirada, el acercamiento, la provocación”. Es una seducción con menos paciencia, más rápida y práctica porque hay un objetivo central: un encuentro sexual.

Por otra parte, la seducción, cuando se quiere enamorar a alguien, lleva más tiempo y se suele postergar la sexualidad. Se hace más énfasis en la pareja, en hacer sentir cómodo al otro. “En estos casos se disfruta el proceso de conocer a otro”. Hay salidas a comer, a cine y buenas conversaciones. En el juego de la seducción, el objetivo inicial es seducirse a uno mismo. “Tener seguridad, autoestima, valorarse a sí mismo. Identificar lo más atractivo que se tiene en la parte física y en la personalidad. También saber mostrarlo. Aprovechar las virtudes de la personalidad, seducir mucho con el humor, con el trato, la inteligencia, siendo muy destacado en algo o superándose en la vida”.

Notiespartano

Compruebe también

El arte de mantener la química sexual viva

Cuando inicias una relación, generalmente los primeros actos sexuales son fantásticos; hay mucho deseo, excitación y …