CONTEXTO: La política de Indonesia tras el regreso del clérigo radical islamista Rizieq Shihab

YAKARTA, 8 dic (Reuters) – Seis partidarios del clérigo islámico indonesio Rizieq Shihab fueron asesinados en un tiroteo el lunes, según la policía, lo que hace temer que el enfrentamiento pueda reavivar las tensiones entre las autoridades y los grupos islamistas en el mayor país de mayoría musulmana del mundo.

Desde su regreso del autoexilio en Arabia Saudí el mes pasado, Rizieq ha proclamado sus planes para una «revolución moral» causando malestar en la administración del presidente Joko Widodo, con el contexto de la lucha del país contra la pandemia del coronavirus y la recesión económica.

¿QUIÉN ES RIZIEK SHIHAB?

El clérigo islámico radical Rizieq Shihab ha sido durante años una figura controvertida en la política indonesia.

Rizieq dirige el Frente de Defensores Islámicos (FPI). Fue encarcelado en 2008 por incitar a la violencia y abandonó Indonesia en 2017 tras recibir cargos de pornografía e insultos a la ideología del Estado, que luego fueron retirados.

El FPI, que es conocido por sus redadas en bares y burdeles y por la represión violenta de las minorías religiosas, se ha convertido en una organización políticamente influyente.

En 2016, Rizieq fue la figura del movimiento de masas 212 contra Basuki Tjahaja Purnama (conocido como Ahok), exgobernador cristiano de Yakarta, que fue encarcelado bajo cargos de blasfemia por ofender al Islam.

Las multitudinarias manifestaciones de 2016, las mayores desde la caída de Suharto en 1998, suscitaron preocupación por el auge de las políticas identitarias y del Islam político. El presidente, conocido como «Jokowi», consideró las manifestaciones como una de las mayores amenazas a su Gobierno.

¿QUÉ PASÓ EN EL TIROTEO?

Cuando Rizieq regresó a Indonesia se encontró con decenas de miles de simpatizantes y en los días siguientes celebró varios eventos a los que también asistieron miles de personas.

La policía, bajo una fuerte presión durante la pandemia en un contexto de restricciones a las reuniones públicas, convocó dos veces a Rizieq para interrogarlo sobre la supuesta violación de los protocolos de salud. El clérigo ha ignorado las peticiones, la más reciente el lunes, el día que tuvo lugar un tiroteo en el que según la policía murieron seis de los partidarios de Rizieq.

La policía dice que estaba siguiendo un convoy de partidarios de Rizieq en una autopista de Yakarta justo después de la medianoche tras oír que se preparaban para movilizarse, cuando un grupo de hombres les apuntó con armas de fuego. La policía afirma que actuó en defensa propia al abrir fuego y matar a seis personas.

El FPI afirma que Rizieq y sus seguidores se dirigían a una oración del amanecer cuando fueron atacados por asaltantes desconocidos que «secuestraron» a seis de sus guardaespaldas. Un portavoz del FPI describió el incidente como una «ejecución extrajudicial».

Amnistía Internacional Indonesia e Indonesia Police Watch han pedido una investigación independiente.

¿QUÉ FUERZA TIENE EL ISLAM EN LA POLÍTICA INDONESIA?

El Islam siempre ha sido importante en la política indonesia, mayor nación de mayoría musulmana del mundo. Todos los presidentes han sido musulmanes. Con las movilizaciones de 2016 contra el gobernador de Yakarta el Islam asumió un papel político aún más destacado.

El presidente Jokowi eligió a un alto clérigo islámico, Ma’ruf Amin, como compañero de fórmula para la vicepresidencia en 2019, una decisión que se interpretó como un intento de atraer a los votantes islámicos.

Para neutralizar aún más la amenaza que representan los islamistas, en 2019 Jokowi nombró al vehemente exgeneral Prabowo Subianto como ministro de Defensa. Prabowo había recabado el apoyo de los grupos islamistas cuando se presentó como candidato contra Jokowi.

Mientras Rizieq estaba en el extranjero, los grupos islámicos radicales como el FPI han estado relativamente tranquilos y Jokowi había podido gobernar sin demasiadas presiones hasta que llegó la pandemia.

¿QUÉ PODRÍA PASAR AHORA?

Los analistas políticos dicen que, dado el vacío de la oposición, el coronavirus y la primera recesión en 22 años, Rizieq podría aprovechar las frustraciones con el Gobierno y plantear una amenaza.

El clérigo de 55 años ya se ha reunido con varias figuras clave de la oposición y la sensación es que las maniobras políticas para las elecciones de 2024 ya están en marcha.

A corto plazo, el fatídico choque del lunes con la policía puede crear seis «mártires» y dar al FPI un impulso.

Según fuentes y analistas consultados por Reuters, el Gobierno subestimó considerablemente el tirón popular de Rizieq y tras su llegada fue consciente de que tendría que calibrar cuidadosamente su respuesta, por temor a que si aplicaba medidas demasiado severas, podría resultar contraproducente.

A pesar de que este año hubo más reacciones públicas contra Rizieq por parte de los pluralistas y los grupos islámicos moderados, como el MUI, el incidente del lunes probablemente no se correspondió con la estrategia cautelosa que el presidente y sus principales ministros buscaban.

(escrito por Kate Lamb; editado por Michael Perry; traducido por Tomás Cobos)

Compruebe también

Pyongyang lanza otro misil sin identificar

Pyongyang lanzó este martes al menos un misil sin identificar hacia el mar de Japón , según informó el Estado Mayor Conjunto (JCS)