5 mitos a romper sobre la vasectomía

La vasectomía se está posicionando como uno de los  métodos predilectos de planificación definitiva entre los hombres que quieren  empoderarse de su vida reproductiva. Evidencia de esto son las más de 338.000  vasectomías que ha realizado Profamilia desde su fundación de las cuales 11.049 se han  realizado este año a pesar de la pandemia. 

Para la celebración del Día Mundial de la Vasectomía, Profamilia se sumó al movimiento  World Vasectomy Day que en el 2019 eligió a Colombia como sede del festejo y de la cual  hacen parte más de 40 países de todo el mundo, que promueven este método  anticonceptivo como una forma para que los hombres, que ya han tomado la decisión de  no tener hijos, o ya tienen los deseados, tengan el poder de decidir y participar en la  responsabilidad de la planificación de su familia. 

“La vasectomía sin bisturí es un método sencillo que se realiza a través de una pequeña  incisión en la piel del escroto, dura alrededor de 10 minutos y tiene más del 99% de  eficacia.” explicó Diana Torres, uróloga de Profamilia. 

Y es que a pesar de los múltiples beneficios que representa la vasectomía, aún existen  muchas dudas sobre este procedimiento. En el marco del Día Mundial de la Vasectomía,  Profamilia invita a todos los hombres en Colombia a reconocer y romper los mitos alrededor  del procedimiento. 

De la mano del movimiento World  Vasectomy Day, Profamilia identificó los principales mitos alrededor de este procedimiento.

1. Reduce el placer sexual y la posibilidad de eyaculación 

Comúnmente se cree que, al realizarse este procedimiento, los hombres pierden la  sensibilidad en los genitales, su placer sexual o incluso la posibilidad de eyacular. Esto está  completamente alejado de la realidad. La vasectomía consiste en seccionar los conductos  deferentes, que son los encargados de llevar los espermatozoides desde los testículos a la  uretra, pero no tiene ningún impacto en la sensibilidad o la posibilidad de eyaculación.  Simplemente evita que los espermatozoides pasen al semen. Pero la eyaculación sigue  siendo normal y la sensibilidad es la misma que antes de realizarse el procedimiento. 

2. Todas las vasectomías implican una herida grande en el escroto 

Cuando se habla de vasectomía se suele referir al acto de cortar los conductos deferentes,  sin embargo, existe un método mínimamente invasivo para realizar este procedimiento sin  tener que realizar una incisión amplia, sino tan solo una de menos de 1 cm. Esto se  denomina vasectomía sin bisturí (NSV, por sus siglas en inglés). En esta cirugía se emplean  unos instrumentos quirúrgicos especiales para extraer y sujetar el conducto deferente fuera  del escroto, de forma que previene lesiones en la piel escrotal. Cuando ya se han  identificado los conductos deferentes se seccionan, se coagulan y se ligan. Es un  procedimiento que dura unos 10 minutos. 

3. La vasectomía engorda 

Algunos hombres asocian la vasectomía con la castración de los animales y creen que  después del procedimiento se presentarán alteraciones hormonales en su cuerpo que  propiciarían el aumento de peso, pero esto es totalmente falso. En la vasectomía solo se  interrumpen los conductos que transportan los espermatozoides, pero no se interrumpe la  producción natural de testosterona que pueda causar alteraciones en el peso de los  pacientes. 

4. Es inmediatamente efectivo 

Al ser uno de los métodos de planificación más efectivos para prevenir el embarazo, se cree  que empieza a funcionar inmediatamente después de la cirugía. Sin embargo, la vasectomía  es totalmente segura a partir de las 30 o 40 eyaculaciones posteriores al procedimiento,  alrededor de tres meses después de la intervención. Eso quiere decir que durante este  tiempo se deberán mantener relaciones sexuales utilizando otros métodos  anticonceptivos. 

Por este motivo, a los tres meses del procedimiento se realiza un espermograma, que es un  examen que confirma la ausencia de espermatozoides en el semen o que se encuentren en  condición de inmovilidad y sin capacidad reproductora.

5. Es imposible de revertir 

Este es uno de los mitos más polémicos alrededor de la vasectomía: su reversión. Existe una  microcirugía que se realiza para revertir la vasectomía llamada vasovasostomía, pero no siempre es exitosa. Esta consiste en volver a unir los conductos deferentes seccionados y  es realizada por profesionales con mucha experiencia en el tema debido a su complejidad.  

Sin embargo, la reversibilidad de la vasectomía depende de: 

  • El tiempo que transcurrió desde que se realizó el procedimiento. 
  • El tipo de vasectomía que se realizó. 
  • Condiciones individuales como la edad del hombre y su pareja. 

Ahora bien, la vasectomía se plantea como un método definitivo por lo cual no se aconseja  realizarla si se está pensando en revertirla en el futuro. 

Notiespartano

Compruebe también

La privacidad en la relación de pareja

Si tú o tu pareja intentan controlarse mutuamente, no se respetan como personas. Para convivir armónicamente, …