Coacción a votantes en simulacro electoral denunció la oposición

La oposición denunció este lunes  que los ciudadanos que acudieron a dos simulacros electorales en los últimos 30 días fueron «coaccionados» para participar en el proceso con el que el Consejo Nacional Electoral (CNE) buscaba ensayar los comicios legislativos del próximo 6 de diciembre.

El llamado Observatorio contra el Fraude, creado por la oposición para vigilar los comicios en los que no participará, denunció también «amenazas» a los venezolanos que gozan de bonos otorgados por el gobierno y empleados de la administración pública a fin de que participaran en los simulacros del 25 de octubre y 15 de noviembre.

Según una nota de prensa del equipo del líder del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, hubo custodia y vigilancia a las personas por parte de la milicia -cuerpo armado compuesto por venezolanos afectos al chavismo e incluido en las Fuerzas Armadas-, así como «movilización y traslado de personas con recursos del Estado».

Sin medidas de bioseguridad

En el texto también se señaló que el observatorio pudo constatar «la inexistencia y cumplimiento de los protocolos de bioseguridad para contrarrestar la pandemia de coronavirus; el acentuado ventajismo político partidista y desconocimiento de la plantilla de candidatos».

La oposición liderada por Guaidó, a quien unos 50 países reconocen como presidente interino de Venezuela, no participará en estos comicios por considerar que el proceso no es democrático, pues, entre otras cosas, el CNE fue escogido por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y no por el Legislativo, como estipula la Constitución.

La consulta, cuya fecha de comienzo estaba fijada inicialmente para el 5 de diciembre, se aplazó al día 7 y se extenderá hasta el 12 de forma digital a través de plataformas habilitadas para ello y, según ha dicho Guaidó, el mecanismo será secreto y auditable.

Notiespartano/DW.com/EFE/EVTV

Compruebe también

AN trabajará con Senado colombiano por reanudación de relaciones

AN creó una comisión para comenzar los trabajos respectivos con el Senado de Colombia, en aras de normalizar las relaciones diplomáticas