Estas son las ventajas de un ‘quickie’

El sexo se posicionó de modo en que es valorado como un ritual que debe durar, pero el ‘quickie’ o «rapidín» puede ser aún más apasionante.

El mundo, a pesar que ha avanzando en términos sociales, todavía sigue mirando el tema de la sexualidad de una forma especial, de manera cuidadosa, como si se estuviese hablando de un mito. Y es que las personas pueden ser algo perezosas o poco espontáneas para el sexo, de modo que se configuran de tal forma que esto se convierte en una cita, en un punto del calendario, a la que se preparan con gran atención, depilación, baño, perfume, dieta, un vestido sensual, entre otras cosas.

Además, en los medios cada vez más se ven textos o artículos que le enseñan a durar y prolongar el sexo, por eso es que el estilo tántrico es algo que buscan muchos por conseguir este fin y aumentar la pasión. Lo que no está mal, pero pensar que el quickie es algo sin ventajas o sin atracción no es muy justificable.

Un nuevo estudio realizado por un relevante grupo de investigación tomó una muestra de 500 personas a las que se les preguntó sobre sus preferencias sexuales y excitación. Los resultados arrojaron que el 50.2%  prefieren el sexo con ritmos alternados, es decir, una vez lento y otra más rápido, pero en el caso de tener que escoger una velocidad específica, el 30.7% de las mujeres lo prefieren en menos tiempo. Por otro lado, los hombres mostraron solo un 20% en cuanto a preferir un quickie. Según esta investigación, el sexo rápido está más asociado a los menores de 35 años y a las mujeres.

De esta investigación también se obtuvo que está más relacionado con relaciones inferiores. Así se pueden hacer dos lecturas, que la gente asocia la pasión con la velocidad, con esa idea de arrancarse la ropa y ni siquiera esperar a llegar a la cama o habitación. La segunda es que se tiende a prolongar más de lo normal por un tema de sometimiento o personalidad natural de sufrimiento que tienen los humanos.

Hay que desmentir algunos mitos para abrazar el quickie. Por ejemplo, las mujeres están vistas de manera que se les dificulta excitarse, pero Francisca Molero, directora del Institut Clinic de Sexología de Barcelona dice que “con buena estimulación a los 15 segundos se empiezan a notar cambios fisiológicos y genitales. La vagina ya cambia y empieza a lubricar”. Referente a otro de los prejuicios que se tiene de esta práctica, se dice que es insípida o básica, que puede estar satisfecha con cualquier tipo de comida y que está asociada a malos amantes en la cama (sin importar el género). Pero la verdad es que contar con un buen rapidín no es tan fácil, se deben sacar las mejores técnicas para excitar y estimular, para que el otro llegue al clímax lo más pronto posible.

Otro partidario del fast sex es Joel Block, terapeuta sexual, quien se pregunta: “¿Qué es lo más apropiado para nuestras vidas sexuales: los festines poco frecuentes o los más habituales tentempiés que nos abren el apetito y nos dejan con ganas de más?” y se responde que “generalmente los terapeutas recomendamos largas sesiones de romance y preliminares para rescatar las relaciones sexuales de las parejas pero, a veces, esto no hace sino aburrirlos más y no siempre funciona”.

De esta manera el sexo rápido es una buena técnica para avivar el fuego de la pasión, solo se debe tener cuidado en que muchos pueden generar problemas sexuales, haciendo que el hombre tenga que eyacular muy pronto y la mujer no tenga tiempo para alcanzar el orgasmo.

Notiespartano

Compruebe también

¿Qué es la hipersexualidad y cómo identificarla?

En la televisión, específicamente a la hora de hablar de cultura popular, la adicción al …