Harry y Meghan rinden homenaje a los caídos por el Día de Armisticio

Desde su partida a Los Ángeles, el Príncipe Harry y Meghan han encadenado una sucesión de gestos públicos para evidenciar lo lejos que se sienten muy lejos de la Familia Real británica. Su ausencia durante el Día de Armisticio, celebrado el tercer día de la cuarentena en Reino Unido, hizo de la ceremonia un homenaje atípico en el cual el Príncipe Carlos junto a su hijo mayor, el Príncipe Guillermo, rindieron honor a los caídos sin la presencia de Harry, habitual en los últimos años.

No obstante, la ausencia de los Sussex en la ceremonia evidenció aún más su alejamiento a la Casa Real británica, aunque no un rechazo de Harry y Meghan hacia el Día de Armisticio, en el cual el Príncipe siempre se ha mostrado cercano por haber servido al Ejército durante más de diez años. A pesar de estar lejos de casa, la pareja rindió homenaje a los caídos con una visita al cementerio nacional de Los Ángeles y depositaron en dos tumbas un ramo de flores que Meghan había recogido de su jardín en Santa Bárbara.

El hermano de Guillermo lució un traje azul marino con sus respectivas insignias militares y con la amapola que representa el fin de la llamada Gran Guerra. Los Duques, además del ramo, colocaron una corona de amapolas con el mensaje «A todos aquellos que han servido y que están sirviendo, gracias», en las dos tumbas donde se encuentran inhumados Ronald William Scott, un capitán de la Fuerza Real Aérea Australiana, que murió a los 22 años en la Segunda Guerra Mundial, y el capitán William Quayle Setliffe, combatiente de la Real Artillería Canadiense en la Primera Guerra Mundial, que posteriormente falleció a los 61 años de edad

Compruebe también

Alertan sobre manipulación a los niños con comiquita de Maduro

Las críticas habían empezado con la inclusión de la Colección Bicentenaria a la escolaridad, pero …