Error de la historia, por Manuel Avila

Cuando el actual Director de Educación del Gobierno de Alfredo Díaz señaló en el Programa «Bajo la Lupa» que coordinaban Deudelis Oviedo y Jonás Jiménez «que Morel no hizo ni una sola escuela sabía lo que estaba diciendo y se atrevió a lanzar por la borda una gestión de Morel Rodríguez que hizo 108 escuelas y 77 aulas de informática. Pero lo hizo y la historia lo marcó como un equivocado que se fue contra la verdad de una gestión que hizo en el país la mayor obra educativa. Es que no era nada fácil meterse en ese proyecto de sembrar una escuela en cada pueblo insular. Apenas se le escapó a Morel  el pueblo de Chacachacare porque su director de infraestructura tuvo un error de cálculo en los recursos asignados para ese proyecto que ya había sido aprobado. Eso dio pie para que entre los gobernadores Carlos Mata Figueroa y Alfredo Díaz salvaran la honrilla y entre los dos completaran la escuelita de ese pueblito de Tubores que al final se hizo y le dio una parte de la historia educativa de la región a los dos mandatarios.

Lo que no se entiende todavía es el argumento fuera de lugar que le negó esa cantidad de escuelas a un gobierno que retó los linderos del tiempo para invertir en educación gran parte del presupuesto regional al estar en la convicción que el desarrollo de los pueblos marcha al paso de su educación. Y es que en Margarita y Coche se construyeron las escuelas más bellas del país lo que le dio el lujo a los neoespartanos de contar con maracas de escuelas que fueron evaluadas por técnicos del nivel central que le terminaron dando la razón al Gobernador roblero.

Es interesante el rumbo de la educación y de la cultura en Margarita que tuvo sembradas en toda la isla escuelas y casas de la cultura lo que marcó evidentemente el antes y el después con respecto al gobierno de Morel Rodríguez. Resultados que le pusieron un reto a los gobernadores de los últimos años Mata Figueroa y Alfredo Díaz que debían superar esa gran obra para poder dejar huellas en el tiempo. Por supuesto que los alegatos de la falta de presupuesto y la crisis del país sería una muralla para establecer comparaciones, pero echó por tierra las palabras fatídicas del actual Director de Educación que entró a la historia de Nueva Esparta por tal aberración informativa que lo dejó marcado para siempre como un irresponsable de factura mayor.

Todavía esa afirmación rueda por los medios de comunicación de la isla como la torpeza del siglo y la falta de seriedad que jamás podrá resarcir el ex sindicalista porque metió la pata hasta la rodilla en su afán por ganarse los aplausos del Gobernador Alfredo Díaz. Ahí viene la pregunta cómo es que un Gobernador que en su trayectoria ha construido escuela y media pudo permitir a su director de educación que con sus declaraciones hiciera el ridículo ante la sociedad neoespartana? Pero no hubo ni un solo mensaje de disculpa y menos de corregir la ignorancia de quién en estos tiempos se convirtió en el funcionario más gris de la educación insular en la historia.

La prueba del fracaso educacional que probó que sindicalista solo sirve para usar un megáfono y reclamar reivindicaciones le vino como anillo el dedo a una gestión que ni un brochazo le puso a una sola escuela estadal y que da la pelea con la Jefa de Zona Educativa al no trabajar por la consolidación de la educación de la región. Pero es que no solo dejaron de hacer escuelas, sino que ninguna entrega de materiales le hicieron a las instituciones estadales, perdón si entregaron unos cuadernos a los niños de las distintas escuelas de Margarita y Coche. Esa ha sido la gran obra educativa del Gobierno de Alfredo Díaz que le vulneró el derecho de tener salud a los maestros estadales al eliminarle su seguro, que le eliminó los contratos colectivos y que los condenó al peor salario de la historia educativa insular. Entonces si hay logros importantes en la educación insular que hablan del compromiso de este gobierno con la educación de Nueva Esparta.

Todavía se espera la primera escuela rehabilitada de este gobierno en tres años con sus meses, pues es evidente que el deterioro de las 108 escuelas estadales forma parte del registro del no hacer nada de este gobierno como consecuencia de tener una gestión cuya tarea ha sido colocar en calidad de fijos a docentes, administrativos y obreros que son parte de los salarios miserables de la administración pública venezolana. Ese silencio cómplice de los colegas del actual director es parte de la solidaridad automática que se suma al fracaso de un director de educación que solo lanzó aquella famosa consigna «Morel no hizo una sola escuela en Nueva Esparta». Con esa proclama se estrenó ante la historia de Nueva Esparta el héroe de Gómez que usó su megáfono la última vez para reclamarle ante su pueblo a la Alcaldesa de Gómez sobre las pruebas Covid cuando estalló la crisis en la Academia de Beisbol en Pedro González. Esa fue la otra prueba de las torpezas de un gobierno marruñeco que no ha dado pie con bolas en más de 3 años en el mando.

Ante esa realidad que le carcome el alma a la educación neoespartana todavía los héroes del sindicalismo insular se quedaron comiéndose las uñas y con las ganas de poner otro sindicalista como sustituto del fracasado director de educación, pero el mandatario regional señaló que su director es intocable. Planteamiento que le cortó las alas al sucesor que se frotó las manos muchas veces porque le estaba llegando la hora de agarrar el coroto. Eso indica que cuando el Titanic se hunde no sale ni una sola idea para reparar el casco central de una embarcación que nació torcida y cuya única excusa es «No hay real». Creer que entregando credenciales de docentes, administrativos y obreros es un maquillaje para justificar el fracaso de este gobierno en materia educativa es parte de las improvisaciones de quienes no encontraron el norte de su gestión y dejaron en el tintero un proyecto educativo que tenía grandes propuestas teóricas para superar la gestión del Gobernador Morel Rodríguez Avila.

Esas son las razones por las cuales los cerebros del gobierno de Alfredo Díaz quedaron al desnudo al convertir el libro gordo de Petete que fabricaron en los espacios de la hoy demolida Ford de Margarita y donde roncaron con palabras huecas con un proyecto que se volvió polvo cósmico en medio de esta gestión fracasada. Es por eso que hay que saber guardar las palabras a la hora de lanzarlas al aire porque hay quienes recogen las conchas de las balas y las guardan para cobrar en el tiempo ese error de la historia.

Construir media escuela le empata la gestión al Gobernador Alfredo Díaz con la marruñeca obra de Mata Figueroa en Chacachacare que puso la estructura en hierro de esa escuela y la dejó expuesta al salitre y la intemperie hasta que llegó Alfredo Díaz a concluirla con el cemento y la pintura. Sin dudas aquella foto de la camioneta con Chucho Indriago como invitado especial dejó las expectativas congeladas en el tiempo, pues de ahí en adelante más nada se ha dicho en los medios de comunicación del plan de vuelo de un gobierno que nada hizo en la educación estadal en tres años.

Qué pena con ese discurso del actual Director de Educación que tuvo el compromiso de remendar las palabras y justificar ese error de la historia que lo dejó frente a los neoespartanos como un equivocado de marca mayor y no supo hacerlo. Solo nos queda esperar que continúe la entrega de cargos fijos y terminen los tres años de no hacer nada en materia educativa para concluir la faena de los 4 años sin dejar huellas importantes en esta gris gestión en la educación regional. Por eso es que la gente debe recortar el pico y esconder las palabras para no devolverse en el camino a borrar las pisadas equivocadas de una historia de fracasos y pérdida de tiempo, pues no haber usado esa oportunidad histórica para dejar huellas en la educación insular es una torpeza imperdonable.

ManuelAvila 

 

Compruebe también

Gerencia fallida por Manuel Avila

Gerencia fallida hay gente que se queda enana, otros se pasman y el resto tira flechas a ver si la pegan. Y Nueva Esparta ha sido una vitrina