Yo no fui, por José Gregorio Rodríguez

Los dirigentes políticos cualquiera sea su ideología, necesitan una sólida formación que les inculque los valores necesarios para actuar transparentemente en su ejecutoria como servidores públicos, para llegar a ser ética y moralmente decentes.

Sin embargo, los hay también en abundancia, con extraordinaria habilidad para jugar en “varios tableros” a la vez. Muchos han llegado muy lejos con ese cuestionable proceder pero a todos, les llega la hora de la verdad. Les toca el momento de las definiciones y allí, en ese instante, ruedan las caretas.

En Nueva Esparta, todo el mundo cuestiona el comportamiento ambiguo, dual, de “rolo e’ vivo”, al que parece estar acostumbrado el gobernador Alfredo Díaz.

Su ejecutoria como alcalde del municipio Mariño, su relacionamiento con los dirigentes de los partidos políticos de la oposición, en los dos periodos que ejerció como burgomaestre de Porlamar así lo confirman, logró tejer una red de complicidades de tal naturaleza, especialmente con los integrantes del Concejo Municipal, que todavía está activa. Muchos de ellos, en ejercicio de importantes cargos en el Ejecutivo Regional, algunos otros resguardados en sus organizaciones partidistas esperando la “seña” de su jefe y no pocos, lucrándose como proveedores y contratistas de la gobernación.

En repetidas oportunidades, hemos recordado en estas líneas las más recientes actuaciones del personaje, desde cuando resultó electo gobernador, juramentándose ante la Asamblea Nacional Constituyente, a la cual desconoció y descalificó públicamente antes de acudir a prestar juramento.

En fecha más reciente, los habitantes de las islas de Margarita, Coche y Cubagua, recordamos con asombro como el gobernador respaldó la convocatoria a elecciones parlamentarias del 6 de diciembre próximo y a las 24 horas se retractó.

Para justificar su rápido cambio de postura, calificó de espurio al Consejo Nacional Electoral que hizo la convocatoria, “olvidando” que lo hicieron en acatamiento a los dispuesto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y arremetiendo contra los rectores del poder de ese entonces, que por cierto eran los mismos que dirigieron el proceso electoral donde resultó electo gobernador el 15 de octubre del 2017.

Sin embargo, nuestra “capacidad de asombro” con sus actuaciones no conoce límites. Todo el mundo sabe que es el jefe de los llamados “alacranes” en la región y que impulsa con toda su fuerza, energía y otras menudencias,  las candidaturas de Oscar David Hernández y Egidio Ordaz a la Asamblea Nacional.

Se la pasa visitando los municipios en abierto proselitismo político a favor de sus “delfines”, pero también aprovecha cada oportunidad para dejar “colar” que se presentará a la reelección en las elecciones de gobernadores constitucionalmente previstas para el 2021.

No son pocos los que le preguntan, pero son considerablemente más los que piensan ¿cómo se come eso? que este nuevo CNE es espurio para las parlamentarias de diciembre de este año, pero dejará de serlo para el próximo año.

Por eso los serios problemas de credibilidad del personaje, lo cual sumado a su pésima gestión como gobernador, lo colocan en un lugar desde donde será muy difícil logre recuperarse.

Por si existía alguna duda de su aspiración a la reelección, esta quedó despejada luego del anuncio de las “líneas maestras” del presupuesto del Ejecutivo Regional para el 2021, el cual será direccionado para la inversión social. La gente se pregunta ¿Cómo se ejecutará ese presupuesto? ¿Quién controlará eso? ¿Cómo se distribuirá? y las más importantes de todas las preguntas ¿Cuánto de ese dinero finalmente llegará a las manos del pueblo? y ¿Cuánto se quedará en el camino?

Como me comentaba en días pasados un buen amigo de años al referirse a la actuación del gobernador, ni que cante “Yo no fui” , como Pedro Infante, como Pedro Fernández o como Juan Gabriel, la gente ya no le cree: “Yo te aseguro que yo no fui. Son puros cuentos de por ahí. Tú me tienes que creer a mí. Yo te lo juro que yo no fui”.

JoséGregorioRodríguez/Jotaerre577@gmail.com

Compruebe también

Demagogia en la frontera por César Pérez Vivas

Demagogia en la frontera que la llevo a tierra arrasada bajo el control de bandas crimínales, que imponen su ley