Huacachina, el oasis más grande de América

No hay nada más sugerente que la visión de un oasis en medio del desierto, esa porción de tierra verde que contrasta con las dunas de arena rojiza, y que son el último refugio antes del más desolado paisaje, en muchos casos, mortal.

Algunos son realmente sorprendentes, como la laguna Huacachina, ubicada entre dunas, a cinco kilómetros al oeste de la caótica ciudad de Ica en Perú. A la laguna se la conoce también con el sobrenombre de ‘Oasis de las Américas’, y es que está considerado uno de los pocos oasis naturales que se pueden encontrar en territorio americano, pero no el único.

Sus aguas son debido a la unión de cinco ramales que se derivan de un río subterráneo que pasa cerca pero en los últimos años ha perdido capacidad, y ahora sus aguas son artificiales. En el pasado se les atribuían propiedades curativas, ya que eran ricas en sustancias sulfurosas y salinas, y en 1960 se construyó uno de los más exclusivos balnearios del país (hoy en día no se recomienda bañarse en su aguas). A su alrededor se levantaron restaurantes, hoteles y un hermoso malecón en el que descansar rodeados de un paisaje fascinante.

Las aguas color verde esmeralda están rodeadas de palmeras, eucaliptos y huarangos, un tipo de algarrobo que sirve de refugio para aves migratorios. Además de comer, tomar algo y pasar la noche en el palmeral, las altas dunas proporcionan un sinfín de opciones para practicar deportes de aventura, en especial el sanboard y los buggies, por lo que, un lugar que debería ser paradisíaco. ahora se ha convertido en un destino muy turístico. Aun así, sigue conservando su belleza y atractivo, y el atardecer en Huacachina es simplemente increíble.

Laguna Huacachina en Perú

Un bonita leyenda

Huacachina significa ‘mujer que llora’, y dice la leyenda que una princesa incaica de ojos verdes y bonita voz, llamada Huacca China (la que hace llorar), se enamoró de un joven guerrero que murió tiempo después. Al enterarse de la noticia, la princesa fue al lugar donde se habían conocido,y mientras lloraba, a través de su espejo de mano, descubrió a un joven que la miraba. Él se le acercó pero ella huyó rasgándose el vestido que formaría los arenales y las dunas, y el espejo se cayó y se rompió en mil pedazos dando forma a la laguna. La princesa se convirtió en sirena y en las noches de luna llena sale a cantar su antigua canción.

Laguna Huacachina en Perú

Notiespartano

Compruebe también

Panamá, será la sede de la conferencia «Our Ocean» el 2023

La Conferencia “Our Ocean” reúne a representantes globales de diferentes instituciones y asociaciones que trabajan …