Estudiantes de la UCV impulsan campaña para comprar material de bioseguridad para el HUC

Estudiantes de diferentes años de la carrera de Medicina de la Escuela Luis Razetti en la Universidad Central de Venezuela (UCV) se unieron para crear una campaña de recolección de dinero que les permita ayudar a la Unidad de Infectología del Hospital Universitario de Caracas (HUC). Necesitan insumos de protección personal y bioseguridad para seguir atendiendo casos de COVID-19 de la forma más segura posible.

Aunque el HUC no estuvo incluido en la lista inicial de hospitales centinela designados por el Ministerio de Salud, desde un principio recibió casos de coronavirus. Esto trajo un flujo de pacientes constante que comenzaron a ser atendidos en las carpas de triaje respiratorio instaladas en las adyacencias del hospital.

Antes de la llegada de la COVID-19 al país, la capacidad de insumos como guantes, tapabocas y máscaras faciales ya era limitada. Los trabajadores manifestaron que los recursos que recibe directamente el hospital no llegan a tiempo para reponer lo que gastan día a día. Poco a poco van sorteando los obstáculos gracias a las donaciones que les llegan.

Al avanzar la pandemia, el HUC llegó a uno de sus puntos más críticos en relación con los insumos de protección para el personal de salud. Entre el 1° y 24 de julio el hospital tuvo que cerrar por algunas horas las carpas de diagnóstico por dos motivos: el hisopado nasofaríngeo para realizar la prueba PCR genera aerosoles (la persona puede toser o estornudar) y estas gotículas son los principales mecanismos de transmisión, pero los médicos no tenían suficientes mascarillas N95, y no tenían test disponibles.

Según la ONG Médicos Unidos de Venezuela, al menos 134 personas que integran el personal de salud del país han fallecido debido a patologías asociadas a la COVID-19. El número más alto se registró en agosto con 74 decesos, mientras que en junio y julio ocurrieron 40 muertes.

Una de las prácticas que se ha hecho para prolongar los recursos al máximo en el caso de las mascarillas es que, en vez de usar una por cada paciente, la usamos por una semana completa”, explicó Óscar Omaña, voluntario de la unidad de COVID-19 en el HUC y quien también está al frente de la campaña.

Sin embargo, Omaña resaltó que ese no es el deber ser. Por eso, los estudiantes que forman parte del voluntariado del HUC se reunieron para idear una manera de colaborar con el servicio de infectología aparte de las donaciones que ya reciben y los recursos a destiempo por parte del Estado.

Una idea que surgió fue la campaña por GoFundMe, resaltó.

Comenzaron con la fase de planificación mediante la elaboración de un presupuesto que integrara cada uno de los insumos necesarios para atender pacientes bajo este contexto. Agregaron en la lista otros insumos como alcohol y gel antibacterial. En estas reuniones se apoyaron con los doctores que coordinan el servicio de infectología.

En total 10 estudiantes, algunos que prestan servicio en el HUC, y otros que por distintas causas no pueden salir de casa, están al frente de alguna manera con la iniciativa. Unos editan videos, otros hacen publicaciones en las redes sociales o redactan cartas bajo el lema «ayúdanos a ayudar«.

El detonante para que los estudiantes hiciéramos esta campaña no fue porque un día faltó un tipo de protección, ni porque un día faltaron pruebas diagnósticas. Fueron varios días, en varias ocasiones”, subrayó Omaña y destacó la iniciativa que tuvieron de aportar un grano de arena a este hospital pionero en la atención de casos sospechosos del virus.

El último informe de la ONG Provea resalta la continuidad en las precarias condiciones y ambiente de trabajo del personal sanitario como una de las causas de sus muertes. Además, mencionan otros factores como el temor a contagiarse que ha llevado a los trabajadores a no acudir a los centros de atención.

Que sea necesaria más adelante otra campaña para seguir ayudando al HUC dependerá de la evolución de la pandemia en Venezuela. Omaña consideró que no sería descabellado tomando en cuenta que seguramente necesitarán reponer los insumos que se gasten con la primera campaña, y más cuando sigue sin tenerse certeza hasta cuándo el mundo estará enfrentando a la COVID-19.

Para Omaña lo más difícil que le ha tocado vivir en el tiempo que lleva asistiendo al hospital en medio de la pandemia es observar a personas que necesitan una cama de hospitalización con urgencia y no tienen cupo, no tienen insumos de protección para atenderlo como es debido. 

En contraste, lo más gratificante es ver cómo poco a poco se recuperan los pacientes que estaban hospitalizados en una condición crítica gracias a la ayuda que les prestan los médicos, las enfermeras y los voluntarios.

Ver a los familiares llorar de felicidad porque sí salió de eso y se va para la casa, sostuvo Omaña.

Los estudiantes piden que ayuden a todo el personal de salud para salvar vidas con una pequeña donación que, en definitiva, va sumando hasta llegar a la meta. La campaña está publicada en GoFoundMe y hasta la fecha cuenta con más de 16 donantes.

Notiespartano/CronicaUno

Compruebe también

Desde Italia llegaron al país 197 venezolanos

Desde Italia llegaron al país un total de 197 venezolanos al aeropuerto internacional Simón Bolívar en un vuelo humanitario