¿Qué es el equilibrio hidroelectrolítico?

Los minerales son nutrientes que se ingieren en pequeñas cantidades y que cumplen funciones importantes dentro del cuerpo humano. Descubre la importancia de garantizar el equilibrio hidroelectrolítico a partir de ellos.

El equilibrio hidroelectrolítico es un concepto que hace referencia al mantenimiento de un correcto estado de hidratación y de aporte de minerales. Un defecto en alguno de estos dos componentes puede causar efectos nocivos sobre el organismo. Ciertas carencias de minerales, como de sodio (hiponatremia), podrían llegar a resultar fatales.

Por este motivo, te vamos a explicar cuáles son las funciones más importantes de los principales electrolitos en el organismo. También te daremos una serie de recomendaciones para que te asegures de que ingieres la cantidad de ellos que necesitas, previniendo así desequilibrios.

Los electrolitos

Los electrolitos son minerales ionizados que presentan funciones diversas en el cuerpo humano. Muchas de ellas están relacionadas con el mantenimiento del equilibrio osmótico o con la transmisión del impulso nervioso. Veamos los más importantes.

Sodio

El sodio es uno de los minerales más abundantes. Su déficit, como comentamos, provoca un trastorno conocido como hiponatremia. Se trata de un nutriente que interviene en la transmisión del impulso nervioso, siendo esencial para la vida.

Además, está implicado en el mantenimiento de la presión sanguínea, tal y como muestra una investigación publicada en Nutrients. El sodio es un compuesto ávido de agua, por lo que se une a ella incrementando los valores tensionales cuando se consume en exceso.

Por fortuna, casi todos los alimentos de la dieta contienen sodio. Por este motivo, no es fácil sufrir una deficiencia del mismo. De hecho, esta situación solo es probable en casos de excesiva sudoración, en ambientes calurosos y húmedos.

Los atletas de resistencia que compiten en atmósferas donde predomina el calor han de monitorizar la ingesta del mineral. Para ello, se emplean bebidas diseñadas con precisión en sus contenidos minerales.

Calcio

El calcio es el mineral más abundante en el cuerpo humano. Forma parte de los huesos, incrementando su densidad y reduciendo el riesgo de fracturas. El aporte de este mineral se torna fundamental cuando el objetivo es prevenir la desmineralización ósea provocada por la menopausia, tal y como afirma la evidencia científica actual.

Aparte, este nutriente presenta funciones en la transmisión del impulso nervioso y en la contractilidad del músculo, tanto cardíaco como esquelético. Por este motivo, es imprescindible garantizar los niveles adecuados del mismo en el organismo.

Potasio

El potasio interviene en la transmisión del impulso nervioso, pero también se encarga de regular la presión sanguínea ejerciendo un efecto hipotensor, contrario al del sodio. Según un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Hypertension, la ingesta regular del mineral es capaz de reducir la tensión arterial, por lo que se puede recomendar en personas con esta patología.

¿Cómo mantener el equilibrio hidroelectrolítico?

Para mantener el equilibrio hidroelectrolítico resulta fundamental, en primer lugar, garantizar un aporte adecuado de agua. No es necesario esperar a tener sed para consumir líquidos. De hecho, este mecanismo fisiológico se activa cuando ya se ha producido una pérdida significativa.

Lo recomendable es ingerir pequeñas cantidades de agua fresca cada poco tiempo, evitando utilizar bebidas con gas o refrescos para cumplir esta función de hidratación. Se ha demostrado que el consumo habitual de azucarados es perjudicial para la salud.

Garantizar el aporte de minerales

Con el objetivo de mejorar el aporte de minerales, se recomienda salar un poco más de lo habitual las comidas cuando se va a practicar ejercicio en condiciones de calor. De este modo, se reduce el riesgo de hiponatremia. En el caso de personas sedentarias, la ingesta de sodio se debe de ajustar a sus necesidades dietéticas, limitándose en caso de hipertensión arterial.

Lo adecuado es plantear un menú variado y equilibrado, especialmente rico en vegetales. Las frutas y las verduras destacan por su contenido en micronutrientes. Por este motivo, suponen un aporte de minerales destacable que evita deficiencias que condicionen la salud.

Por último, es preciso garantizar un aporte diario de calcio para prevenir problemas relacionados con la densidad ósea. Con este objetivo, se puede incrementar el consumo de productos lácteos, de frutos secos o de pescados azules. Las sardinillas en lata son, por ejemplo, uno de los alimentos más recomendables para prevenir la osteoporosis en las mujeres.

Mantén el equilibrio hidroelectrolítico para garantizar tu salud

Como has podido comprobar, mantener un adecuado equilibrio electrolítico resulta fundamental cuando el objetivo es mejorar el estado de salud o prevenir caídas en el rendimiento durante una prueba deportiva.

Por fortuna, es muy sencillo conseguir el aporte de los minerales que el organismo necesita, siguiendo estos consejos que te hemos propuesto. Si consumes vegetales de forma habitual, junto con productos lácteos y pescados azules, no será fácil que presentes un déficit de estos micronutrientes.

De todos modos, si sufres alguna patología, te recomendamos que consultes con un profesional. Recuerda que los hipertensos, por ejemplo, no pueden excederse con las sales.

Compruebe también

Así afecta la menopausia a las relaciones sexuales

El 53 por ciento de las mujeres afirma que mantiene menos relaciones sexuales tras la …