Vladimir Putin prepara el envío de fuerzas policiales a Bielorrusia

El presidente bielorruso, Alexánder Lukashenko, llevaba unos años marcando diferencias con su homólogo ruso, Vladímir Putin, en especial en lo que se refiere a la anexión de Crimea y a la guerra en el este de Ucrania, y ha mantenido un tira y afloja con Moscú por lo precios del petróleo, el gas y el refinanciamiento de su deuda.

Se ha mostrado además arisco en relación con el proyecto de creación de un estado unitario con Rusia, lo que hubiera evitado a Putin tener que enmendar la Constitución rusa para seguir en el poder más allá de 2024.

Sin embargo, la actual crisis que se le ha desatado a Lukashenko en su país al ser acusado de manipular los resultados de los comicios presidenciales del pasado 9 de agosto y la indignación de Occidente contra él le han situado en una posición de debilidad que el Kremlin parece dispuesto a aprovechar.

Para empezar, Rusia prepara ya un contingente de fuerzas policiales para enviar a Bielorrusia en auxilio de un presidente en apuros. Después de unos días en silencio, pese a eventos tan relevantes como el envenenamiento del líder opositor, Alexéi Navalni, Putin ha comparecido hoy en una entrevista concedida al canal público ruso Rossía-1 y ha revelado, entre otras cosas, que Lukashenko «me pidió que formara un retén de agentes de las fuerzas del orden y lo hice. Pero acordamos también que no entrará en acción mientras la situación no se descontrole».

Las publicaciones digitales rusas han dado cuenta de la llegada, ayer noche, al aeropuerto de Minsk del avión Tupolev-214 que utiliza habitualmente el director del FSB (antiguo KGB), Alexánder Bórtnikov. Lo emplean también en su desplazamientos otros altos mandos de los servicios secretos rusos. Se trata del segundo vuelo en poco más de una semana. El aparato fue visto por primera vez en el aeropuerto de Minsk el pasado día 18 de agosto, una semana después de que estallaran las protestas contra Lukashenko.

Putin dijo ayer que «Lukashenko planteó que le gustaría que le ofreciéramos, en caso de necesidad, la ayuda necesaria. Yo le dije que Rusia cumplirá sus compromisos». El presidente ruso explicó que su homólogo bielorruso le habló en concreto de la posibilidad de que surgieran «elementos extremistas» durante las manifestaciones que pudieran provocar desórdenes violentos. «Durante la conversación, llegamos a la conclusión de que ahora no hay tal necesidad y espero que no la haya», añadió Putin en su entrevista a Rossía-1.

Notiespartano/ABC

Compruebe también

Canadá libera a Meng Wanzhou tras acuerdo con EEUU

Canadá a petición de Estados Unidos liberó a la directora financiera de la empresa de telecomunicaciones Huawei, Meng Wanzhou