Meditación orgásmica, la técnica sexual que las mujeres aman

La meditación orgásmica es una manera de vivir el sexo más lento. La conexión entre la mente y el placer sexual es fundamental. Las caricias y los estímulos sensoriales, junto con los pensamientos y las fantasías sexuales, desencadenan una mejor respuesta sexual.

La meditación ayuda a activar los principales centros de placer en el cerebro; por ello la meditación orgásmica es para muchos una forma de disfrutar durante más tiempo sensaciones de éxtasis. Este tipo de meditación es buena para liberarse de estrés y tensiones del día a día.

Se masajea el clítoris de la mujer, centrándose especialmente en un punto situado en el cuadrante superior izquierdo del mismo, mientras ella se concentra y conecta su mente con ese centro de placer. Una de las propuestas de esta técnica, es que la mujer alcance la plenitud a través de la estimulación del clítoris, y así activar el sistema límbico y liberar la producción de oxitocina.

Esta práctica requiere tiempo, suavidad y paciencia. El procedimiento busca fortalecer la espiritualidad a través del clítoris, un punto extremadamente sensible. El principal objetivo de la meditación orgásmica es disfrutar plenamente del proceso que lleva al orgasmo.

Compruebe también

El arte de mantener la química sexual viva

Cuando inicias una relación, generalmente los primeros actos sexuales son fantásticos; hay mucho deseo, excitación y …