Tratamiento para verrugas en las axilas

Las llamadas verrugas de axilas, cuyo nombre correcto es fibromas blandos, son crecimientos benignos, no contagiosos, y su tratamiento es en gran medida por razones estéticas.

Si de quitarse los fibromas se trata, mucha gente busca tratamientos caseros o cualquier cantidad de inventos en vez de acudir a un doctor y eso no es del todo saludable. Los fibromas  pueden tratarse con cualquier método que sea destructivo y que sea llevado a cabo correctamente por un especialista. No se debe intentar eliminarlas en casa, con los líquidos antiverrugas que se venden en farmacias ni otros medicamentos populares como cáusticos o agentes irritantes porque estos métodos pueden provocar una infección, sangrado o dejar cicatrices indeseadas.

Es importante que el médico cualificado compruebe las lesiones antes de que sean eliminadas. Al quitarlas en un consultorio, se generará una costra que luego se desprende espontáneamente, quedando una coloración rojiza que desaparecerá con el transcurso del tiempo.

Los fibromas blandos o verrugas en las axilas son de fácil diagnóstico en la consulta médica. Con tan solo una simple exploración de la lesión y el correcto interrogatorio se llegan a catalogar.

En el caso de que estas lesiones estén estranguladas en su base, comprimiendo la arteria que las irriga, se volverán negruzcas. Este cambio de color obliga a un análisis más minucioso con una biopsia.

Compruebe también

Así afecta la menopausia a las relaciones sexuales

El 53 por ciento de las mujeres afirma que mantiene menos relaciones sexuales tras la …